Morena Rial (19) atraviesa un difícil momento, y de a poco está saliendo adelante. Distanciada de su padre, Jorge Rial, había sido internada en el Sanatorio Finochietto por una úlcera que puso en peligro su vida. Una semana después fue derivada al Instituto de Neurociencias de Buenos Aires. Allí, pudo recuperarse. Y se reconcilió con el conductor de Intrusos.

Fueron semanas complicadas, pero con la ayuda de profesionales y el amor de su familia y sus amigos, logró mejorar su estado de salud para finalmente recibir el alta médica. En la mañana de este viernes More escribió un emotivo mensaje en su cuenta de Instagram sobre la experiencia que le tocó vivir.

"Que todo dolor se convierta en fuerza, y las lágrimas en amor. Amor por uno mismo, amor por todo aquello que hay detrás de una desilusión, de un corazón roto, de un alma que ya no quiere batallar…", arranca Morena en su sentido descargo.

"Cada cicatriz que tenemos es la confirmación de que las heridas sanan -continúa-. Las cicatrices son marcas de superación que solo un verdadero guerrero tiene… Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura. Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella".

"De eso se trata, de mirar para adelante, seguir y recordá que sos vos quien debe fortalecerse y sanar las heridas… No seamos un cuento, seamos una historia, no seamos un tiempo, seamos una eternidad, no seamos un sueño, seamos una realidad. Sean felices", concluye Morena, acompañando sus palabras por una selfie donde se la ve sonriente.

Pocas horas antes del posteo, Rial había recibió a su hija en su departamento. El periodista lo relató en un video que compartió con sus seguidores de Instagram, donde además explicaba que uno de los motivos de su alejamiento temporal de Intrusos tenía una razón clara: contener a Morena.

Comentá y expresate