El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, y el jefe de la Policía, comisario general, Fabián Perroni, participaron esta mañana de una actividad conjunta en Avellaneda, adonde fueron incinerados 429 kilos de marihuana y 93 de cocaína secuestrados en distintos operativos.

"El enemigo es el narcotráfico", fue el resumen de los dos funcionarios, que ya dejaron atrás las polémicas declaraciones que hizo la semana pasada el comisario, respecto de que había más robos por la gente que no tiene para "comer" e ingresa en el delito.

Esto le valió el cruce público de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien replicó: "Los policías hablando de política son un poquito… digamos que su declaración no fue de lo más feliz".

Droga.jpg

Además, el jefe de la Policía Federal, comisario general Néstor Roncaglia, reclamó "no estigmatizar a los pobres" porque si no, "el pobre es un delincuente".

En Avellaneda, Ritondo sostuvo que "detrás de cada crimen, de cada delito, por pequeño que parezca, se esconde la droga".

Por eso, sintetizó: "Nuestra gran batalla, la mayor de las luchas, es contra los narcos y la delincuencia que se genera en torno a ellos".

Según se informó oficialmente, de la incineración, que se llevó a cabo en los hornos de la empresa Trieco, ubicada en Camino de la Costa y Sargento Ponce, de Dock Sud, también participaron autoridades del Ministerio, policiales y judiciales.

Comentá y expresate