El ganador del premio Estrella de Mar de Oro Mauricio Dayub regresó a Mar del Plata con “El equilibrista” y se subió al escenario este sábado para dar el puntapié inicial de la temporada bajo un estricto protocolo de cuidados, ventilación, limpieza, distancia social, barbijo y alcohol.

“Mi abuelo tocaba el acordeón junto a una caja que decía ‘Frágil’. Una caja similar a la que mi padre usaba para guardar las obras de arte, que remataba. Mi abuela soñaba con cajas que no abría. Un día le conté que yo también soñaba con una. Me aconsejó que no la abriera. Cuando me animé, la abrí, y entendí a mi papá. Luego abrí otra, y comprendí a mis tíos. Hasta que en la última, me encontré a mí”, relata el actor sobre la historia que dio origen a su espectáculo.

Y agregó: “Mi abuelo había atravesado el mar con su acordeón, oculto en esa caja que decía Frágil”. El mismo mar que tuve que atravesar yo, para saber de dónde venía. Ahora entiendo porqué”.

“Cuando llegué a ser adulto me di cuenta de que estaba en un problema: no me gusta la vida de los adultos. No me gustan la resignación, los cumplidos, los bancos, ni los remedios. Me gustan la ilusión, la euforia, la expectativa, la posibilidad. En eso ando. Por eso este espectáculo”, destacó quien escribió la obra junto con Patricio Abadi y Mariano Saba, y actúa bajo la dirección de César Brie.

Comentá y expresate