Los deportistas argentinos lograron la mejor cosecha de medallas de la historia en Juegos Panamericanos fuera de casa. Con 32 doradas, 33 plateadas y 32 de bronce coronaron un desempeño que superó los cálculos más optimistas previos a la partida hacia Lima, Perú.

La figura de Delfina Pignatiello, con tres títulos en natación, aparece como descollante y punto máximo de un desempeño brillante que se dio no solo desde los deportes en equipo sino también sobre disciplinas individuales y otras no tan tradicionales.

pignatiello.jpg

En el medallero global el equipo nacional quedó detrás de Estados Unidos, Brasil, México y Canadá, líderes históricos en este nivel de competencia continental. Y en disputa bien cercana con otros que han marcado hitos, como Cuba y Colombia.

Embed

En México 55 se habían conseguido 80 medallas, con 27 doradas. Y el extremo se dio de local, en Buenos Aires 51, con 154 medallas para los deportistas argentinos, de las cuales 40 fueron doradas. Desde entonces todo fue en oscilación, con picos de rendimiento con altibajos.

Quizás haya influido que varias de las potencias no llevaron a sus deportistas de elite, aprovechado por Argentina que salvo excepciones llevó casi todo lo mejor que tenía disponible. En equipos eso dio resultados más que satisfactorio: hubo podio alto en softbol, hockey, handball, fútbol, básquet , vóley y rugby seven.

gladiadores.jpg

Las sorpresas más relevantes aparecieron con Nadia Podoroska, campeona en tenis. El remo siempre cumple, lo mismo que el yachting. Se ganó además en disciplinas no tan reconocidas como frontón con pelota de cuero y tiro con arco. Hasta en ciclismo, con la prueba de ruta que tuvo como triunfador a Maximiliano Richeze. La otra cara de lo sorprendente fue Paula Paretto. Perdió en semifinales y una lesión la dejó fuera de la posibilidad de una medalla de bronce.

Comentá y expresate