Renzo Agustín Pancera (25), un boxeador amateur que tenía antecedentes por violencia de género fue detenido como el principal sospechoso de matar a golpes a su pareja de 27 años, que estaba embarazada de cinco meses.

El femicidio ocurrió en la ciudad bonaerense de 9 de Julio. La víctima fue identificada como Micaela Sabrina Zalazar, madre de dos hijos y quien ya había denunciado en dos ocasiones al ahora acusado.

En redes sociales, amigos y familiares de Zalazar dieron a conocer los estados que Pancera publicó en su perfil de Facebook apenas unas horas antes del femicidio. "Que manía tiene uno de luchar por algo que no vale la pena... ¡¡¡pero no!!! Seguís y seguís apostando fichas para ver una mejora y al final, nada... sigue todo igual", escribió el acusado en una de las publicaciones.

Parte.jpg
posteo.jpg

"¡¡¡Gracias por enseñarme lo que debo mejorar y saber que no a todo el mundo se debe pedir perdón!!! Can"fue el mensaje que publicó Pancera en el segundo estado.

mensaje.jpg

Las frases corresponden a la canción "De la vida como una película y su tragedia, comedia y ficción" del rapero venezolano Canserbero, a quien el sospechoso admiraba por su música, según puede verse en varias publicaciones en sus redes sociales.

"Ella es Micaela Zalazar, tenía 27 años 2 hijos y cursaba un embarazo de 5 meses, él es Renzo Pancera, la mato le arrebató la vida como si no valiera nada, le arranco la mamá a 2 criaturas", afirmó Antonella Zalazar, una familiar dela víctima, en su perfil de Facebook.

face.jpg

"Le pegó hasta dejarla inconsciente, le reventó el bazo y le mató a su bebé. Miki no resistió tanto dolor y se nos fue, este maldito hijo de la mierda nos mató a Micaela y tenemos que hacer justicia, que esto no quede en la nada", agregó la mujer en su mensaje.

Familiares, amigos y vecinos de la víctima marcharon esta tarde por el centro de 9 de Julio, unos 260 kilómetros al oeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en reclamo de justicia y apuntaron sus sospechas contra el imputado.

Belén, una amiga de Micaela que encabezó la movilización aseguró que Pancera "la lastimaba mucho, física y psicológicamente" a la víctima; mientras que una prima de la joven asesinada afirmó que él le "pegaba" pero ella "no lo contaba" porque lo "amaba".

mujer.jpg

Según las fuentes, todo se inició ayer al mediodía cuando desde el domicilio de Zalazar se pidió una ambulancia para la embarazada, quien fue trasladada al hospital zonal Julio de Vedia de 9 de Julio.

"La joven primero llamó a su papá, para decirle que se sentía muy mal y estaba a punto de desvanecerse", dijo a Télam un vocero judicial.

Al llegar al hospital, Zalazar presentaba pérdidas, pero tras ser evaluada por el equipo médico de guardia, se descubrió que la víctima tenía el bazo destrozado y una hemorragia abdominal.

La joven perdió el embarazo y quedó internada en grave estado en terapia intensiva, precisaron las fuentes.

Ante esta situación, el médico de la guardia, que también trabaja para la Policía, decidió hacer la denuncia ante la sospecha de que la mujer había recibido una paliza, por lo que de inmediato tomó intervención la Comisaría de la Mujer local y la Justicia.

En el marco de la pesquisa, Pancera fue llevado desde su domicilio de la calle Joaquín V. González al 200 de 9 de Julio -donde se había quedado pese a que su pareja había sido internada en el hospital-, hasta la sede de la comisaría para una declaración.

Según las fuentes, pasadas las 18 de ayer, Zalazar falleció producto del grave cuadro de hemorragias por el que había sido internada.

Comentá y expresate