Los siniestros viales y sus graves consecuencias fueron dos de los temas tratados en Estudio Político este miércoles por la pantalla de Canal Diez. Especialistas en la materia y Gustavo Parra, el papá de Yésica, la joven que murió en un choque en 2014, coincidieron en que hay una falta de políticas públicas y otras medidas por parte del gobierno.

El Estado no le está dando importancia a la siniestralidad vial mas allá de los operativos. Se ha perdido el control del espacio público en la ciudad”, sostuvo el fiscal Rodolfo Moure.

Se ha perdido el control del espacio público en la ciudad.

El subsecretario de Transporte y Tránsito, Claudio Cambareri, admitió que el municipio tiene “recursos escasos”, sin embargo remarcó que “se trabaja muchísimo y hay un equipo disponible las 24 horas, pero trabajamos más allá de los controles de tránsito”. En este sentido, sostuvo que bajó la cantidad de casos por alcoholemia punitiva.

Héctor Ragnoli, especialista en siniestralidad vial, opinó que “el pago de las multas no disminuye las infracciones”. “Hay que penalizar, pero también hay que atacar las causas. Se necesita más personal por la cantidad de vehículos que hay en la ciudad, no hay demarcación; necesitamos la circunvalación para no cargar los caminos de camiones. Y se debe comenzar a aplicar el sistema de scoring (descuento de puntos por infracciones)”.

Si bien se había avanzado en esta forma de controlar y computar las multas de cada conductor, nunca se aplicó. Esto depende de “una decisión política”.

Ricardo Cragnaz ex director del Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica del Sur (Inareps) sostuvo que “falta inversión”. “Siempre hay irregularidades”, dijo y subrayó que “los accidentes no son una enfermedad, son un problema social”. “No trabajamos integralmente, ni hay una estrategia para disminuir este flagelo”, indicó.

Los accidentes no son una enfermedad, son un problema social.

Por año el Inareps recibe unos 550 nuevos pacientes y el 40% proviene de accidentes de tránsito, según describió Cragnaz. Y alertó: “Todos son menores de 40 años y en algunos casos mucho más menores”. “Faltan políticas para evitar estos hechos”, añadió.

Parra, por su parte, cuestionó: “Hay mucha inconsciencia en la dirigencia política. Mueren 600 personas por mes. Pero (para el Estado y los legisladores) siempre hay algo más importante que la siniestralidad vial”.

Comentá y expresate