Este jueves, un tribunal de Francia condenó a un año de cárcel al expresidente francés Nicolas Sarkozy por financiación ilegal de su campaña electoral a la Presidencia en 2012. Esta sentencia llega cerca de seis meses después de ser sentenciado a tres años de prisión por los delitos de corrupción y tráfico de influencias.

De los tres años a los que había sido condenado, dos son exentos de cumplimiento y el restante en arresto domiciliario.

El Tribunal consideró que el jefe del Estado francés entre 2007 y 2012 se benefició de un sistema de doble contabilidad puesto en marcha para poder superar los límites de gasto impuestos por la ley de su país.

Sarkozy 1.jpg

A pesar del pedido de la Fiscalía, es poco probable que Sarkozy vaya a la cárcel inmediatamente, ya que se espera que recurra a una instancia superior para la apelación.

La Fiscalía asegura que el Partido Conservador del ex presidente gastó casi el doble de los 22,5 millones de euros (actualmente 19,2 millones de dólares) permitidos por la ley electoral en mítines de campaña y luego contrató a una agencia de relaciones públicas para ocultar el costo.

Sarkozy negó haber cometido algún delito y se desentendió de la logística de su campaña.

sarkozy 2.jpg

La jueza resaltó durante la lectura del veredicto que "Sarkozy conocía el montante legal del tope de gasto" y dijo que "fue advertido por escrito del riesgo de superarlo a través de dos notas", según informó el diario francés Le Monde.

El abogado de Sarkozy señaló que apelará la sanción. "El presidente Sarkozy, con el que he hablado por teléfono, me ha pedido que apele, lo que voy a hacer inmediatamente", dijo.

"El tribunal no ha tenido en cuenta las decisiones del Consejo Constitucional, que se imponen a todas las jurisdicciones", ha manifestado el abogado, Thierry Herzog, quien insistió en que "Sarkozy nunca ha pedido ser mejor tratado que otro, pero por el mismo motivo no debe ser tratado peor".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate