El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoció que "la deuda de Argentina no es sostenible" y advirtió que "el superávit primario que se necesitaría para reducir" su peso "no es económicamente ni políticamente factible".

Así lo informó el organismo este miércoles a través de un comunicado luego de que una misión técnica terminara de revisar las cuentas del Estado argentino.

A partir de esta afirmación, los acreedores privados deben hacer una "contribución apreciable", en un guiño al gobierno argentino que asumió en diciembre.

Los inversores de bonos argentinos estaban atentos a las declaraciones del FMI sobre la sostenibilidad de la deuda del país -que atraviesa una grave crisis económica- y a la eventual recomendación de una fuerte reestructuración de pasivos tras las reuniones de una misión del organismo con funcionarios en Buenos Aires.

"La deuda argentina no es sostenible (...) En consecuencia, se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados", señaló a través de un comunicado el equipo de expertos que estuvo hasta el miércoles en el país.

El organismo internacional dijo que continuará dialogando "estrechamente" con las autoridades argentinas y que su directora gerente, Kristalina Georgieva, se reunirá en el próximo encuentro del G-20 con el ministro argentino de Economía, Martín Guzmán, para evaluar los pasos a seguir.

Los precios de los bonos extrabursátiles se han derrumbado en promedio un 3,5% en lo que va del año debido a la incertidumbre sobre la capacidad de Argentina de pagar el préstamo de 44.000 millones de dólares con el FMI, su mayor acreedor de deuda, y otros miles de millones de dólares en poder de tenedores privados.

Las conversaciones fueron convocadas por el ministro Guzmán, quien señala que el Gobierno necesita renegociar alrededor de 100.000 millones de dólares en deuda soberana, dada la incapacidad de pago por la recesión que arrastra el país.

Comentá y expresate