Según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía de Latinoamérica crecerá un 2,4% en 2022. Esto significa una rebaja de seis décimas con respecto a la estimación que el organismo había realizado en octubre. Esto se debe a las menores expectativas de expansión en las economías de Brasil y México, que son las principales de la región.

Según el FMI, la economía de Latinoamérica registró una tasa de crecimiento del 6,8% en 2021, pero de acuerdo al último informe de "Perspectivas Económicas Globales", el crecimiento en Brasil solo será del 0,3% este año, estando 1,2 puntos menos de lo que se calculó en octubre. México también bajó 1,2 puntos en sus expectativas de crecimiento, y tendrá una expansión del 2,8%.

El Fondo explicó que la reducción de los pronósticos en ambos casos se debe “a que la lucha contra la inflación ha provocado una fuerte respuesta monetaria, que pesará sobre la demanda doméstica”.

En el caso de México, también tiene fuerte influencia la rebaja en las perspectivas económicas de Estados Unidos, que debilitará la demanda de exportaciones mexicanas.

image.png

Lo que subrayó el organismo es que las causas de la inflación son amplias y generalizadas, por lo que espera que empiece a disminuir a partir de la segunda mitad de 2022. Entre esas causas, el Fondo señaló la aparición de nuevas variantes de coronavirus como la Ómicron, el aumento de los precios de combustibles y alimentos y las constantes alteraciones en la cadena de suministros globales, que presionan los precios al alza.

Pero la disminución de expectativas no corre solo para la región de Latinoamérica, sino que a nivel global, el FMI rebajó del 4,9% al 4,4% la previsión del crecimiento mundial en 2022. Esto se debe fundamentalmente a la caída de expectativas para las dos mayores economías del mundo: Estados Unidos y China.

Esta rebaja en el pronóstico del crecimiento global indica que aproximadamente un 0,2 % corresponde a Estados Unidos; otro 0,2 % a China, y el 0,1 % restante al resto del mundo.

Durante el primer trimestre del año tendrán fuerte impacto en la economía mundial la elevada inflación en Estados Unidos y la crisis del mercado inmobiliario en China, con la quiebra de la gigante Evergrande.

image.png

La economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Gita Gopinath, señala en el documento que ”el crecimiento se ralentiza porque las economías tienen que lidiar con problemas de suministros, inflación elevada, una deuda de récord e incertidumbre persistente”.

Crecimiento en 2023

Sin embargo, el organismo de crédito internacional prevé un crecimiento del 3,8% para 2023, lo que significa un aumento de dos décimas con respecto a lo pronosticado en octubre de 2021, ya que consideran que parte del crecimiento que no se produzca este año, se retrasará al siguiente.

De todos modos, el FMI explicó que estas previsiones dependen de que mejoren en todo el mundo las cifras de vacunación contra el Covid-19, que los medicamentos contra le enfermedad resulten efectivos y que no existan situaciones que compliquen el mejoramiento sanitario durante el 2022.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate