Después de no reconocer la polémica elección presidencial en Venezuela en la que Nicolás Madurose aseguró un nuevo mandato, el gobierno de Mauricio Macriconvocó a la máxima autoridad diplomática argentina en ese país, Eduardo Porretti.

Por decisión del canciller Jorge Faurie, el Encargado de Negocios argentino en Caracas llegará al país la próxima semana, cuando el Gobierno evaluará la situación en Venezuela para tomar una decisión en cuanto a los pasos a seguir. No está definido aún si la llamada a consultas de Porretti se convertirá en un retiro de la representación diplomática.

La decisión del Gobierno responde a lo establecido en la última declaración del Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, México, Panamá, Paraguay y Perú, entre otros), difundida al cierre de los comicios del domingo último y en la que los países desconocen los resultados de la elección por considerarla ilegítima. Además, ese documento formaliza la intención de los miembros de reducir la representación diplomática en Venezuela a modo de crítica por la crisis institucional.

Horas después de emitir ese comunicado, Faurie encabezó una conferencia en la que, junto a funcionarios de las Relaciones Exteriores de Canadá, Chile, Estados Unidos, México y Australia, anunció que se tomarían medidas " sancionatorias al régimen autoritario de Maduro procurando no afectar al pueblo venezolano, que es la primera víctima".

Comentá y expresate