La concejala del Frente de Todos, Mariana Cuesta, cuestionó al gobierno de Guillermo Montenegro por "reducir el desayuno y la merienda" que recibieron los alumnos de los establecimientos educativos municipales durante los últimos dos años. “La insensibilidad de esta gestión asusta”, sostuvo.

Durante el debate por la rendición de cuentas, la presidenta de la Comisión de Educación del Concejo Deliberante reveló que en 2021 el Ejecutivo local no ejecutó el 51% de los fondos destinados al alimento de los alumnos de los jardines municipales y le pidió al secretario de Hacienda, Germán Blanco, los motivos por los cuales se tomó esta decisión en un momento de tanta necesidad.

Además, cuestionó la insólita justificación del secretario de Educación, Sebastián Puglisi, quien sostuvo que "las medidas de aislamiento disminuyeron el consumo en las escuelas, por lo tanto en 2021 se contaba con saldo en licitaciones realizadas en 2020, por lo que no tuvimos que realizar nuevas licitaciones en el caso de fruta y pan”.

“En dos años de extrema necesidad, al gobierno de Montenegro la mejor estrategia que se le ocurrió es ‘ahorrarse’ la comida de los chicos. ¿Este es el gobierno que está cerca de los vecinos?”, se preguntó Cuesta, quien puso de relieve que el gobierno de Axel Kicillof, en el mismo contexto, incrementó un 327% la inversión del Servicio Alimentario Escolar y sumó una colación al módulo alimentario.

Según reveló la edil, el recorte más importante se dio en los jardines de infantes, donde el 51% del presupuesto asignado no se ejecutó, pero la decisión política se repitió en todos los niveles. En la primaria se ejecutó el 65% del presupuesto asignado a alimentos, mientras que en la secundaria el presupuesto asignado, primero, se redujo casi a la mitad, mientras que de ese total el 44% quedó sin utilizar.

La explicación del gobierno de Montenegro es que recién en agosto de 2021, con el regreso de la presencialidad plena a los establecimientos educativos, volvieron a entregar víveres frescos en las escuelas.

“Tenían distintas alternativas para que los chicos de Mar del Plata, en un momento de emergencia, pudieran seguir desayunando y merendando. Podían haber repartido los alimentos a las familias, como hizo el Gobierno Provincial. También pudieron haber mejorado la calidad de los alimentos que les entregan a los chicos. Eligieron guardarse la plata. Esa es la forma que tiene Montenegro de estar cerca de los vecinos”, se quejó la concejala del Frente de Todos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate