La Asociación de Pilotos (APLA) realizó una sorpresiva medida de fuerza que impidió la salida de vuelos en las primeras horas del viernes, en la antesala del fin de semana largo. La protesta se realizó para denunciar "la crisis del sistema aerocomercial ", y por esta razón se cancelaron cuatro servicios desde Ezeiza y 30 en Aeroparque, entre los que había vuelos con destino a Mar del Plata.

A raíz de esta situación, impulsada por el secretario general del gremio aeronáutico Pablo Biró, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, advirtió que el Gobierno recurrirá a la Justicia para impedir que "se continúe perjudicando a los pasajeros y a las compañías" y evalúa sanciones para los gremios. "Todo lo que encontremos para penalizar, lo vamos a utilizar", dijo.

Las demoras y cancelaciones afectaron a más de 50 vuelos de Latam, Andes y Aerolíneas Argentinas, y hubo unos 5000 pasajeros perjudicados. Los gremios consideran que peligran sus puestos de trabajo y admiten que un paro es inminente. Para el Gobierno, el motivo del reclamo es político y de tinte electoral.

"Lo que refleja esta acción es cómo el kirchnerismo busca sistemáticamente afectar todas estas cosas buenas que venimos consiguiendo. Hemos tenido otra muestra de intolerancia con la gente por parte de Pablo Biró, un dirigente kirchnerista que lo único que quiere es complicarles la vida a miles de pasajeros", afirmó Dietrich.

Luis Malvido, presidente de Aerolíneas Argentinas, por su parte expresó: "Se han visto perjudicados más de 5000 pasajeros por tres o cinco tipos que han tomado una medida netamente política y que volvieron a tomar de rehenes a los usuarios. Esta es una medida que apunta en un solo sentido: perjudicar a Aerolíneas, la misma Aerolíneas a la que dicen defender".

Comentá y expresate