El Gobierno cerró un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) una línea de crédito stand by por US$ 50.000 millones que brinde un paragüas financiero y aporte fondos frescos para la Argentina, ayude a fortalecer la economía y a recuperar la confianza de los mercados.

"Esperamos que la economía argentina esté en un lugar mucho más fuerte después del acuerdo con el FMI", había dicho por la mañana el director de Comunicacione del Fondo, Gerry Rice.

Con el visto bueno del directorio al acuerdo, ahora sólo resta la votación final para habilitar los fondos frescos y poner en marcha el programa económico que acelerará el gradualismo que marcó el rumbo de la política económica de Macri, y aplicará un ajuste fiscal más severo para los próximos años. Rice insistió en que el acuerdo buscará preservar el crecimiento de la economía, y proteger a los sectores "mas vulnerables" de la sociedad.

El acuerdo prevé un déficit fiscal del 2,7% del producto bruto interno (PBI) este año y 1,3% en 2019.

Comentá y expresate