"No se podrán realizar actuaciones con respecto a las velocidades máximas porque las cámaras no están habilitadas para ese fin". Así se expresó el secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, en la presentación de las multas de tránsito que comenzarán a aplicarse a través del sistema de vigilancia del COM.

Detrás de este testimonio, hay una suerte de autorevelación: en realidad, las cámaras del Centro de Monitoreo no estarían habilitadas para ningún fin que no sea la prevención o el esclarecimiento del delito y los hechos de inseguridad. Pero, de acuerdo a un decreto del gobierno municipal, a partir de febrero también se usarán para constatar con material audiovisual una tarea que debería recaer en los inspectores de tránsito.

En medio de esta decisión, controvertida y polémica en principio, existe una política de reducción al máximo de las horas extras para el personal de tránsito, que se ha traducido en menos controles, sobretodo en horas de la noche.

Por ello, quienes hoy trabajan en el COM deberán sumar tareas sobre las que poco se sabe de su entrenamiento y capacitación para tal fin. En palabras de la comuna, serán los mismos agentes que hoy observan delitos y comunican a la policía o el servicio de emergencias, quienes buscarán la infracción de tránsito, registrarán la foto y el video de la contravención y le enviarán el material al Juzgado de Faltas.

El objetivo, en los papeles, sería reforzar el trabajo de los inspectores, disuadir de conductas y hábitos reprochables, y ordenar y agilizar el tránsito. Pero, ¿son estas las herramientas y recursos adecuados?

Por ello, a partir de ahora comenzará un período de difusión y visibilización de este nuevo sistema de localización de infracciones. Una tarea que llega después de meses de descuido de la señalización de las calles con falta de carteles, cordones pintados y advertencias para los peatones.

También hay que mencionar que no hay programas municipales de comunicación y difusiónde los peligros del consumo de alcohol a la hora de conducir, los límites de velocidad y el uso del cinturón de seguridad.

En definitiva, desnuda una política de gestión que no está dando resultados en materia vial: ya murieron 8 personas en lo que va de 2018 y la aplicación del sistema de fotomultas está lejos de convertirse en una realidad. ¿Esta idea de usar cámaras para todo tendrá efectos positivos?

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate