"Quiero contarles veinte años de mi vida. Durante todo ese tiempo vieron a una mujer que iba y venía, que trabajaba hasta el desmayo, que rió y que lloró, a veces entera, otras desestabilizada. Y ya es hora de decir la verdad". Araceli González rompió el silencio en los últimos días y ventiló sus problemas con Adrián Suar tras el divorcio. "Desde mi divorcio jamás conseguí la división de bienes. He firmado papeles que me mostraban, hubo 'arreglos' nunca arreglados y postergaciones sostenidas. He sido paciente con las tantas vueltas que se dieron alrededor de este asunto. Pero hasta aquí llegué".

Más tarde se escuchó la otra campana en este conflicto, la información surgida desde el círculo íntimo de Suar. "El divorcio fue de común acuerdo y ante la Justicia. Ambos firmaron. Por eso es rarísimo esto que dice Araceli", apuntaron.

Además, hicieron hincapié en que Suar cumplió a rajatabla con los pagos por la cuota alimentaria de Tomás Kirzner, su hijo, hasta el pasado mes de agosto, cuando el joven actor llegó a la mayoría de edad y cumplió 21 años.

"No se sabe ni qué es lo que reclama Araceli. El día que se venda PolKa, si es que alguna vez se vende, a ella le corresponde el 5 por ciento", agregaron.

Quien habló ahora fue el propio Toto, el único hijo en común de la emblemática pareja de actores. Lo hizo en el ciclo Modo Sábado, que va por Nacional AM 870 y es conducido por Tatiana Schapiro y Horacio Marmurek. "Nunca fue un problema para mí que mis papás sean famosos, entonces yo nunca pensé 'qué hubiera sido yo si ellos no lo eran'", comentó Tomás, quien este año forma parte del elenco de Argentina, tierra de amor y venganza, en el papel de Julián Salinas.

"Nunca me cargaron ninguna mochila por ser 'el hijo de'. Por suerte, yo me siento muy confiado y relajado. No me dejo llevar por las cosas que se dicen todo el tiempo. Eso me lo paso por zonas que no da decir en radio", manifestó Toto.

En otro tramo de la nota, yendo puntualmente al conflicto que viven sus padres, Tomás evitó tomar partido pero dejó clara cuál es su postura respecto a lo sucedido esta semana. "Son cosas de matrimonio... Lo único que me une a todo esto es que soy hijo de los dos. Yo cumplo mi rol. Si tienen problemas ya lo arreglaran", advirtió. "Ellos siempre intentaron no ponerme en el medio. Es difícil pero son dos adultos y saben que yo no tengo nada que ver. Nunca me sentí tironeado", agregó.

En sus dichos, Toto deja claro que no juzga la decisión de Araceli: "Mi mamá es una persona que puede hacer lo que quiera, los dos tienen criterios distintos y yo soy super consciente", cerró el joven, con mucha madurez.

Sobre el final de la entrevista, Tomás pasó a un tema mucho más placentero: su vínculo con la actriz Minerva Casero, hija de Alfredo Casero. Llevan más de un año juntos y, si bien todavía no hay planes de convivencia, el noviazgo marcha sobre ruedas.

¿Cómo es la relación con su suegro? Toto la definió al cómico de una simpática manera: "Es un osito de dulce de leche, lo conozco hace mucho y él me tiene cariño y yo a él. Nos llevamos espectacular, lo quiero mucho, es un gran tipo", aseguró.

Comentá y expresate