Héctor Amilcar Morán, el hombre de 69 años que mató al policía Diego Rosales el último domingo por la madrugada en su casa del barrio Jardín de Stella Maris, denunció que fue golpeado por los efectivos policiales al momento de su detención.

Morán, quien brindó una declaración exculpatoria este lunes ante el fiscal Alejandro Pellegrinelli, en la que señaló que disparó porque pensó que se trataba de un robo, presentó una denuncia formal en la que señaló que los efectivos lo golpearon cuando lo detuvieron y después de detenerlo. Además, denunció que lo amenazaron.

Mientras tanto, Morán permanece detenido en Batán, imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Asistido por el abogado particular Martín Bernat, Morán declaró este lunes y realizó además una recreación, que fue filmada, de la presunta secuencia que terminó con la muerte del efectivo en la madrugada del último domingo.

Fuentes judiciales indicaron que, en su indagatoria, Morán aseguró que estaba durmiendo cuando escuchó que un grupo de personas ingresaban cerca de las 4 a su vivienda, ubicada sobre la calle Pesquero Quovadis al 3700, en la zona sur de la ciudad.

Según su versión, el hombre creyó que estaban robando en el inmueble, que oyó además algunas detonaciones, y vio que dos personas ingresaron a su habitación "sin identificarse como policías", y una de ellas efectuó un disparo al piso.

El imputado explicó que en ese momento tomó un arma que había comprado dos años atrás tras sufrir hechos de inseguridad y que respondió "con un solo disparo". En ese sentido, dijo que tras disparar escuchó que al menos uno de los efectivos se identificaban, por lo que dejó el arma y se entregó.

Declaró además que no participó en ninguna reunión con los jóvenes que ingresaron a su domicilio para escapar de la Policía, y que había cenado solo y se encontraba durmiendo tras haber trabajado hasta la tarde en un planta pesquera.

El fiscal pidió que la aprehensión de Morán fuera convertida en detención, lo que deberá ser resuelto por el titular del Juzgado de Garantías 5, Gabriel Bombini.

Tras su declaración, el hombre fue trasladado nuevamente a la Unidad Penal 44 de Batán, imputado por el delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego", el cual prevé en un futuro juicio la pena de hasta 25 años de prisión.

Comentá y expresate