Mientras se aguarda a partir de esta semana un incremento en la cantidad de donantes de plasma de pacientes recuperados de coronavirus, todos vinculados al brote que se dio aquí desde principios de julio, profesionales del Hospital Privado de la Comunidad aportan desde esta experiencia a un ensayo clínico con centros de salud capitalinos para determinar la efectividad de este tipo de tratamiento.

El jefe del Servicio de Medicina Transfusional del HPC, Gerardo Speroni, confirmó a Ahora Mar del Plata que se trata de una labor “multicentro” que se comparte con el Hospital Italiano y el Hospital Austral, ambos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “Nos va a permitir saber si el plasma de pacientes recuperados es efectivo, porque hoy todavía no lo sabemos”, destacó.

En vías de avanzar sobre esta alternativa destacó lo importante que resulta que quienes superaron la enfermedad puedan colaborar con quienes hoy la afrontan y buscan recuperación. “Es una opción que hoy tenemos como tratamiento y necesitamos de esa solidaridad de los recuperados para seguir ayudando a los nuevos pacientes”, destacó este especialista jerarquizado en Hemoterapia.

El HPC es uno de los establecimientos autorizados para recibir estas donaciones y durante estos últimos meses aplicó al tratamiento a algunos de sus pacientes internados, siempre a partir de plasma logrado de otros allí atendidos hasta lograr el alta médica. En su mayoría aquellos primeros confirmados, casi todos de personas que contrajeron el virus en el exterior.

Speroni explicó que este trabajo científico se está realizando con consentimiento de los pacientes y mediante tratamientos en las que se puede aplicar plasma, otra alternativa o incluso un placebo, para luego medir resultados. “En conjunto llevamos 220 casos y para fines de agosto pensamos alcanzar la meta de 330”, dijo. Recién entonces se verá cuál fue la efectividad para aquellos casos en los que se aplicó plasma de pacientes de Covid 19 recuperados.

El profesional espera que a partir de esta semana puedan comenzar a contar con plasma de aquellos pacientes que se atendieron y recuperaron en el HPC a partir de los primeros días de julio, cuando se inició el brote de contagios que tuvo su punto más fuerte en el Hospital Houssay pero alcanzó a distintos geriátricos y una planta pesquera. Fue el principio de una ola que continúa y generó más de 1000 casos en un mes.

“El pico de anticuerpos de quien tuvo el virus se da entre los 28 a 35 días posteriores a la fecha de contagio”, explicó. Es el período que se está cumpliendo de los primeros contagios de julio, que cerraron la primera semana a ritmo de una decena por jornada y a fin de ese mes creció a casi medio centenar diario.

Aclaró que “no todos los pacientes generan anticuerpos neutralizantes”. Se refiere a un primer desarrollo de inmunoglobulina M y luego inmunoglobulina G, que es la que lleva más tiempo para su presencia en sangre. Asegura que solo 3 o 4 de cada 10 contagiados suele ser apto para convertirse en donante de plasma. En esos casos, tiene dos y hasta tres oportunidades para hacer ese aporte que puede salvar otras vidas.

Speroni destacó también que además de los contagiados confirmados pueden ser potenciales donantes sus allegados y cercanos que estuvieron expuestos al virus. Vale recordar que recientes cambios en los protocolos no exigen nuevos hisopados sino que entienden como positivos a aquellos convivientes o estrechos de los casos confirmados por hisopados. En todos los casos se realizar sobre las muestras lo que se llama “titulación de anticuerpos”.

Insistió en la importancia de tener en cuenta el valor que tiene el plasma en los tratamientos para pacientes con la enfermedad en curso. “Es muy necesario el gesto solidario y que donen para poder continuar con la recuperación de otros pacientes”, destacó el profesional.

Comentá y expresate