Un grupo de estudiantes de la Escuela Técnica N°2 trabajan en un innovador proyecto que promete revolucionar la construcción: buscan realizar casas a través de una impresora 3D.

Los estudiantes de séptimo año, que tras este año escolar se recibirán de maestros mayores de obra, investigaron la posibilidad de utilizar un material que no sea el plástico, que se usa frecuentemente en estas impresoras, para llevar esta tecnología más allá y construir casas.

Con este objetivo, Aaron, Franco, Juan y Ezequiel diseñaron una impresora 3D desmontable que puede imprimir en cemento. Según explicaron en Ahora Noticias, fueron probando distintas fórmulas para poder utilizar este material. “Probamos el modelo de la impresora cartesiana, que permitiría realizar distintos diseños de casas”, señalaron.

Los beneficios de construir con esta herramienta permitirían la construcción de una casa en un plazo de 3 días, por un valor de 5 millones de pesos, según estimaron los estudiantes.

La impresora se colocaría “en un terreno para ir edificando”. Y el proyecto inicial propone un barrio social, con una plaza y espacios para circular.

“Fuimos investigando los elementos que se usan en las impresoras 3D y llegamos a la conclusión de que tenemos que añadirle carbonato de calcio, que genera que (lo impreso) pueda mantener su propio peso cuando es realizado por la máquina”, explicaron.

“El cemento común tiene que ser extruido por una boquilla. Hicimos varios ensayos con fórmulas y proporciones”, ampliaron los jóvenes, que trabajaron con la colaboración de la Universidad Nacional de Mar del Plata y el Intema, y en los próximos días participarán de una olimpiada.

Adrián Suárez, docente del grupo de estudiantes, halagó el trabajo de los chicos: “Siento que son unos fenómenos. Son pocos los chicos que se dedican a esto. En el último año, siempre tratamos de darles herramientas para que puedan salir y trabajar en construcción”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate