Maximiliano Dávila, jefe policial antidrogas de Bolivia durante el gobierno de Evo Morales, fue detenido por una acusación de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA). A través de una investigación, se determinó que Dávila ofrecía "protección armada" a una red de narcotraficantes que traficaba cocaína del país andino hacia territorio norteamericano.

Según consta en la investigación, el ex jefe policial participó de operaciones ilegales entre julio de 2019 y febrero de 2020, en las que posibilitó la venta de 1.500 kilos de cocaína desde Bolivia a Estados Unidos por un valor de 4 millones y medio de dólares. La organización criminal que lo traficaba estaría localizada en República Dominicana.

DEA.jpg

La denuncia fue presentada por un agente especial de la DEA, que se infiltró al menos ocho veces en las negociaciones entre la organización criminal y Dávila, quien ofrecía "seguridad armada" y "protección al cargamento de cocaína con un agente del orden boliviano que estaría a cargo de custodiar el avión y su carga en aeropuerto”.

Su rol, según el informe, era facilitar el acceso a “aeródromos privados” para sacar la droga. Por eso, Dávila fue acusado de asociación delictiva para conspirar con el propósito de introducir droga y armas en Estados Unidos. Actualmente, el ex coronel se encuentra detenido en el Penal de San Pedro, en la ciudad capitalina de La Paz, por lavado de dinero.

Además de él, también fueron acusados John Cahuana, alias “Jota”, y los hermanos Jheyson y Herland Montaño Fernández, quienes participaban como proveedores de la droga. La lista incluye también al ciudadano peruano Rómulo Ramírez, encargado de la logística de la operación.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate