La Asociación Civil Jockey Club, más conocido como Jockey Club, es una de las instituciones más tradicionales de la Ciudad de Buenos Aires y también del país. Con una estructura conservadora, es una entidad que no permite socias mujeres, y sus 6 mil miembros son hombres. Pero ahora eso podría cambiar, ya que la Justicia lo intimó a actualizarse.

Es que la Inspección General de Justicia (IGJ), intimó al Jockey Club a permitir la incorporación de mujeres en su nómina de socios, bajo el argumento de que la institución debe "respetar la diversidad de género". Por eso, le dio un plazo de 30 días para que cumplan con la siguiente pauta: los órganos de conducción "deberán estar integrados por la misma cantidad de miembros femeninos como masculinos”.

image.png

Es decir, el Jockey Club, que actualmente no tiene ningún miembro activo de sexo femenino que cuente con más de 10 años de antigüedad, deberá permitir la incorporación de mujeres en su nómina de socios. Según el dictamen judicial, tendrá que “reglamentar detalladamente el mecanismo de presentación de solicitudes de afiliación y el tratamiento de las mismas, a los efectos de que las personas interesadas, independientes de su género o condición sexual, puedan iniciar el trámite”.

La histórica institución ya le había solicitado el año pasado una excepción a la IGJ para no cumplir con la paridad de género, que aceptó el pedido. Pero ahora, ante un nuevo requerimiento del club, el organismo judicial le bajó el pulgar: el Jockey tiene 30 días para hacer efectivo el dictamen de la Justicia.

En el año 2021 la Inspección General le había admitido al Jockey Club la excepcionalidad de no cumplir con la paridad de género, pero ante un nuevo pedido de la entidad de seguir con este régimen, el organismo decidió reclamar que en un plazo de 30 días “presente y reglamente” los mecanismos que faciliten el ingreso de mujeres al club.

En los fundamentos de la medida, la IGJ recordó que en el padrón del Jockey Club, compuesto por seis mil socios, “todos ellos son de sexo masculino”. La resolución también intimó al club a “abstenerse de realizar cualquier práctica que importe la restricción de acceso de mujeres a la condición de asociadas de la institución”.

image.png

En su escrito, la IGJ argumenta por qué la Asociación Civil Jockey Club restringe de manera implícita el ingreso de mujeres, a pesar de que los estatutos de la entidad señalen que no se incluye "ninguna restricción con relación al ingreso de mujeres".

"Jockey Club consolidó a lo largo de su historia, determinados patrones socioculturales que funcionaron —y aún funcionan—, como mecanismo implícitos de restricción de acceso de las mujeres al órgano de gobierno de la entidad así como una valla para acceder a la información necesaria que les permita solicitar su inclusión en la categoría de socias activas, en iguales condiciones que los hombres”.

Y agrega: "Resulta llamativo que no existiendo en el estatuto del Club norma alguna que restrinja el acceso de las mujeres asociadas, la entidad no cuente con afiliadas femeninas entre sus más de seis mil (6.000) socios activos, tanto más, teniendo presente las publicaciones mencionadas —en relación a notas periodísticas incluidas en la fundamentación— que dan cuenta de la existencia de usuarias de las instalaciones deportivas interesadas en acceder a la categoría de socias y la imposibilidad de lograrlo”.

En ese sentido, referido a los artículos periodísticos que integraron la fundamentación, el escrito comenta: “El contenido de las publicaciones precedentemente reseñadas, las que fueron extraídas entre una multitud que se expresan en similar sentido, señalan situaciones de patriarcado, misoginia, restricción y discriminación; una realidad absolutamente diferente a la manifestada por el Jockey Club, a través de su Presidente y Secretario, quienes pusieron de resalto -reiteradamente-, que la entidad que representan no tiene ninguna restricción para el ingreso de mujeres a la condición de socias activas”.

La resolución de la IGJ:

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate