Jorge Gómez, el taxista de 52 años que murió tras una feroz golpiza durante una discusión de tránsito, no fue la primera víctima de Esteban González, que permanece libre. En enero de 2013 protagonizó un hecho similar en Mar del Plata con un amigo con el que había viajado. El joven sobrevivió y relató cómo fue el violento hecho.

“La saqué barata. Me dejó con serios traumatismos. Me propinó la misma cantidad de piñas. Quedé con una placa de titanio. Perdí un poco la visión. Después de algo así, nada vuelve a la normalidad”, sostuvo Gabriel en una entrevista.

Los dos iban “al mismo colegio” y formaban parte del “mismo grupo de amigos”, por lo que decidieron vacacionar juntos. “Se enojó por una cosa básica que cualquier persona normal al otro día puede charlar”, sostuvo y contó detalles del episodio: “Estábamos durmiendo. Yo estaba acostado, mi lado derecho de la cara estaba expuesto y me propinó muchas piñas. Si no estaban mis amigos, no la contaba. Se le salió la cadena, por decirlo así. Y fue lo mismo. Cuando vi lo que le pasó al taxista, sentí los golpes en carne propia”, relató.

Presentó la denuncia correspondiente, pero no pudo seguir con la causa. “Como aconteció en Mar del Plata teníamos que seguirla en la ciudad. Tuvimos que volver y por cuestiones económicas no se siguió”, precisó, según publicó Clarín.

“Siempre tenía comportamiento que no eran normales, eran agresivos. Es como se maneja”, cerró.

El pasado miércoles, en Ensenada, González, el joven de 27 años que conducía una camioneta, se enfureció con un taxista y lo golpeó salvajemente. La víctima falleció este viernes, tras permanecer en coma desde el ataque.

La defensa había presentado -antes de entregar a González a la Justicia- un pedido de eximición que impide la privación de la libertad de un imputado. Y aunque el juez Juan Pablo Masi rechazó ese recurso, el planteo fue apelado y habrá que esperar a que sea resuelto por la Cámara de Apelaciones de La Plata.

Comentá y expresate