Uriel Tapia Sain, el joven de 18 años que el último miércoles mató a su madre y a su abuelo a puñaladas en el barrio Bernardino Rivadavia, quedó internado con custodia policial en el área de salud mental del Hospital Interzonal.

Personal de la asesoría pericial que trabaja en el parricidio del barrio Bernardino Rivadavia indicó que el agresor, Uriel Tapia Saín, sufrió “un brote psicótico agudo”, por lo que no está en condiciones de declarar.

Quienes evaluaron a Tapia Sain manifestaron, según información a la que tuvo acceso Ahora Noticias, que todavía atravesaba un brote psiquiátrico agudo que impide que pueda prestar declaración o comprender la imputación por el doble homicidio agravado por el vínculo y la tentativa de homicidio.

El informe indica que el joven de 18 años “constituye un peligro para terceros y para sí mismo”, por eso se solicitó a la Justicia de Garantías su internación provisoria.

Por otra parte, la abuela de Tapia Sain, quien también fue atacada por el joven, permanece en el mismo hospital a raíz de las seis puñaladas que recibió. No obstante, fuentes del Interzonal aseguraron que se encuentra fuera de peligro.

Comentá y expresate