Claudio Bonadio criticó por igual en una charla al presidente Mauricio Macri y a la saliente procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó. El magistrado hizo una breve alocución y luego respondió preguntas de la periodista Clara Mariño ante unas 150 personas.

En el habitual almuerzo de los miércoles del Rotary Club de Buenos Aires, Bonadío sostuvo que, por el sistema judicial, la lista de los que cobraron coimas en el caso Odebrecht "no apareció y no aparecerá" porque "los sistemas judiciales entre Brasil y Argentina no son compatibles". Y profundizó: "Tienen una legislación en la cual han cerrado acuerdos con los arrepentidos y el Estado no los puede romper. Un punto de los acuerdos es que sólo una cantidad de empresarios de Odebretch van a prestar declaración y sólo sobre una cuestión".

Además, cuestionó las expresiones de Macri sobre el Poder Judicial. Dijo que en la presentación del CCK, incluso ante jueces de la Corte, "criticó a la Justicia y no le encontró ninguna virtud".Además, expresó: "Partió de la discusión de las vacaciones de 45 días y de una licencia con goce de sueldo de dos años que yo no sé dónde está. Si ese es el punto de partida para una discusión, empezamos mal".

El juez ofreció un diagnóstico de la situación en tribunales: "Tenemos dificultades logísticas, de espacio, por ejemplo, pero para balancear tenemos el elemento humano que trabaja en Comodoro Py y en el Ministerio Público Fiscal que permiten, con esfuerzo personal, zanjar las dificultades". Y agregó: "Necesitamos gente seria para plantear soluciones serias a la sociedad".

El magistrado recordó tres causas penales de gran repercusión pública sobre hechos ocurridos en "los primeros días del año", al rededor de la feria judicial de verano,y señaló que "las investigaciones no se detuvieron hasta que no se terminaron". Mencionó puntualmente, las tragedias de Cromañón y Once, ocurridas un 30 de diciembre y un 22 de febrero, respectivamente, y la muerte del fiscal Nisman, conocida un 18 de enero.

Cuando Bonadio fue consultado por Clara Mariño, que ofició de mediadora, sobre la renuncia de Gils Carbó, el magistrado expresó: "No quisiera hablar de eso. El Ministerio Público es un órgano extrapoder", contestó Bonadio, pero inmediatamente después recordó que "desde el 83 para acá, cuando cambiaba el signo político del gobierno, los procuradores se retiraban por propia voluntad".

El magistrado también expresó sus dudas sobre el sistema del juicio por jurados, se quejó por la falta de "una política de Estado" en materia de seguridad que permanezca en el tiempo más allá de los gobiernos y, en alusión a la relación del Gobierno de Cambiemos con la Justicia, señaló: "No sentí que se intentara influenciar en mis investigaciones".

Finalmente reconoció que ya no está vigente aquel axioma según el cual "un juez habla por sus sentencias" y que con los actuales medios de comunicación "los jueces tenemos que dar respuestas". Acorde a lo que dijo, se quedó al final del almuerzo a responder algunas preguntas aunque terminó un poco incómodo después de ser consultado sobre su apartamiento de la causa por el supuesto encubrimiento de la causa AMIA. Indicó que ocurrió hace diez años y que no tiene que ver con lo que ahora investiga, el Memorándum con Irán.

Comentá y expresate