Son cinco líneas en el medio del proyecto de ley de 27 páginas que modifica el funcionamiento del Ministerio Público Fiscal, pero que tienen el poder de que solo una comisión del Congreso de la Nación designe a un nuevo Procurador General de la Nación interino, el jefe de los fiscales nacionales y federales. Se trata de una comisión que tiene mayoría de integrantes que responden a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El viernes pasado la Comisión de Justicia del Senado aprobó un dictamen de mayoría -con el apoyo del oficialismo y el rechazo de la oposición- que modifica la ley 27.148 que regula el funcionamiento del Ministerio Público Fiscal.

Entre los cambios más importantes está que al Procurador se lo designa con una mayoría simple de votos del Senado y no con una agravada de dos tercios, que su mandato no es más vitalicio, sino que dura cinco años renovable por otro período consecutivo y que no podrá ser designado en un año de elecciones presidenciales.

Todo se da cuando se discute por la designación como titular de la Procuración General del juez federal Daniel Rafecas, propuesto por el presidente Alberto Fernándéz y cuyo tratamiento en el Senado no fue impulsado en el medio de la puja por los cambios a la ley.

Esas modificaciones sobre el Procurador están plasmados en el artículo 4 del proyecto que reemplaza al artículo 11 de la ley, donde se establece la designación del jefe de los fiscales. El proyecto agrega dos párrafos al final del artículo que regulan que ocurre en caso que el procurador no esté en su cargo.

“En caso de licencia, recusación, excusación o impedimento del/la Procurador/a General de la Nación, las funciones y atribuciones previstas en esta ley serán ejercidas interinamente por un/a procurador/a fiscal, seleccionado/a por sorteo público de conformidad con la reglamentación que se dicte al respecto”, sostiene la iniciativa a la que accedió Infobae.

Y el último párrafo de ese artículo establece: “En caso de vacancia o licencia prolongada superior a los treinta (30) días las funciones y atribuciones previstas en esta ley serán ejercidas interinamente por un/a procurador/a fiscal o un/a fiscal coordinador/a de distrito, elegido por la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control del Ministerio Público de la Nación, de conformidad con la reglamentación que se dicte al respecto. A falta de designación interina, intervendrá el/la procurador/a fiscal que tenga más antigüedad en tal cargo.”

Actualmente no hay un procurador general, por lo que el cargo está vacante, ya que Eduardo Casales el procurador interino desde octubre de 2017 cuando renunció Alejandra Gils Carbó. Si la ley se aprueba podría aplicarse ese artículo para reemplazar a Casal por otro interino.

“Si se toma el cargo como vacante desde que se fue Gils Carbó, los 30 días están superados y la nueva designación podría producirse una vez que se sancione la ley. Otra interpretación indica que los 30 días de vacancia corren a partir de la sanción de la norma. Para eso hay que esperar la reglamentación que marca el proyecto”, le dijo a Infobae un fiscal al tanto de la iniciativa.

El nombramiento de ese procurador estará a cargo de la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control del Ministerio Público de la Nación. Como su nombre lo marca es la que monitorea el trabajo de los Ministerios Públicos, tanto Fiscal como el de la Defensa Pública, y que en la ley propuesta tendrá un rol fundamental en el juzgamiento de los fiscales por mal desempeño.

La Bicameral está integrada por ocho senadores y ocho diputados y el oficialismo tiene mayoría: nueve integrantes sobre siete de la oposición. Y particularmente tiene peso Cristina Kirchner. Hay legisladores que le responden directamente como el presidente de la Comisión, Martín Doñate, y las senadoras Ana Almirón y María del los Angeles Sacnun o los diputados Rodolfo Tailhade, Pablo González y Vanesa Siley. De sus integrantes, tres senadores firmaron el dictamen que modifica la ley del Procurador: Doñate, Sacnun y Almirón. Tailhadees además el presidente de la Comisión de Justicia de Diputados, donde se discutiría el proyecto.

“Este tipo de modificaciones tienen un problema institucional porque hoy la mayoría la tiene el Frente de Todos pero mañana es de otro partido que tendrá la ley para nombrar a un procurador”, analiza a futuro otro fiscal.

Casal está en la mira del oficialismo y la iniciativa -que se prevé que el viernes sea tratada en el pleno del Senado- es una manera de sacarlo de la cabeza del Procuración. Desde el oficialismo de la Cámara Alta impulsan su juicio político y esta reforma le permitiría nombrar a otro interino hasta que se designe al titular. El presidente Fernández calificó ayer a Rafecas en una entrevista como “técnicamente preparado y moralmente intachable” y dijo que CFK no le planteó ninguna objeción a su nombre. Por ahora el oficialismo en el Senado no promueve su nombre para debatirlo. Si la reforma al Ministerio Público Fiscal se aprueba y se convierte en ley antes que Rafecas o cualquier otro procurador titular habrá uno interino.

Fuente: Infobae

Comentá y expresate