El reciente aumento de los precios en las estaciones de servicio volvió a poner en evidencia la brecha del costo de la nafta en los distintos puntos del país. Actualmente en algunas provincias del norte la diferencia con la Ciudad de Buenos Aires alcanza el 12%.

Las tres principales competidoras del mercado de surtidores de combustible aplicaron aumentos que rondaron el 4,5% desde el último fin de semana. Una de ellas, Shell, incluso debió dar marcha atrás con una parte del incremento que había anunciado por haber quedado con un precio muy superior al resto de las compañías.

Con el nuevo valor de las naftas, el litro de súper se consigue en las estaciones de servicio de la Capital Federal a $40,94 el litro, si se realiza un promedio de las tres empresas con mayor presencia en el mercado: YPF, Shell (cuyas bocas de expendio son operadas por Raizen) y Axion. De esta forma, la carga completa de un tanque de un automóvil de 50 litros de capacidad ronda los $2045.

Pero los precios en el interior del país son, en algunos casos, hasta 12% más altos que lo que se pagan en la Ciudad de Buenos Aires. Fuentes del sector explicaron que una parte está relacionada con costos de logística, es decir lo que gastan las compañías en hacer llegar el fluido hasta cada provincia, pero que también responde a decisiones comerciales. En Mar del Plata, el litro de nafta súper cuesta $44,48.

Según un relevamiento de TN.com.ar realizado en base a datos oficiales publicados por la Secretaría de Energía y Minería en su plataforma Precios en surtidor -que mantiene actualizado la mayoría de los precios de cada estación de servicio del país- la provincia más cara para cargar nafta es Jujuy. En promedio, el litro de súper cuesta $45,93. Llenar el tanque costaría entonces casi $2300.

Un poco más atrás se ubicaron Salta, con un valor promedio de $45,77 (11,7% de diferencia con la Ciudad de Buenos Aires), Misiones con $45,42 (+10,9%), Catamarca con $45,41 (+10,9%) y Córdoba con $45,31 (+10,6%).

En Mendoza y en La Plata se registraron los precios más parecidos a los de la Capital Federal. En la capital bonaerense la diferencia es de 2,65% ya que el litro promedio cuesta $42,02. En la provincia cuyana el precio medio fue $41,62, con apenas 1,6% de brecha con las estaciones de servicio porteñas. Las provincias patagónicas tienen un régimen especial por el cual pagan un monto menor de Impuesto a las Transferencias de Combustible, por lo que los precios terminan siendo un 17% menores en promedio.

En septiembre del año pasado el entonces secretario de Energía Javier Iguacel había anunciado que el Gobierno buscaba poner en marcha un programa de "precios indicativos", por el cual el Poder Ejecutivo publicara, para cada provincia, un valor orientativo que indique lo que debería costar de acuerdo a la ubicación geográfica de cada surtidor. La iniciativa finalmente no se implementó.

Comentá y expresate