El informe preliminar de la autopsia reveló que Carlos Bustamante, el papá del nene de 12 años que fue asesinado en 2011 en Miramar, fue víctima de un ataque salvaje. Su esposa, Verónica González, es la única detenida por el crimen. Tras su detención, un posteo que hizo la mujer en Facebook en las horas previas al hecho llamó la atención y se reavivaron las sospechas en su contra que habían aparecido con la muerte de su hijo Gastón.

Embed

Y cuando se viene la tormenta, seguro sos vos que hacés milagros. Gracias, Gasty. Mami te amará por siempre”, esas fueron las palabras de González en su red social el jueves por la noche. Unas horas después, su esposo ingresaba al hospital de Mar del Plata con politraumatismos en la cabeza, fractura de cráneo y un edema cerebral, lo que le ocasionó la muerte.

Ella recibió en la cárcel de Batán, donde se encuentra detenida, la noticia de la muerte de Carlos y será indagada e imputada formalmente de "homicidio agravado por el vínculo".

Gastón Bustamante, de 12 años, fue asesinado el 21 de noviembre de 2011 en la misma casa en la que atacaron a su papá el viernes pasado. En ambos casos, González fue la última persona que los vio con vida y también quien encontró sus cuerpos. No se encontraron ni puertas ni ventanas forzadas, y tanto el padre como el hijo fueron agredidos mientras dormían. Las similitudes no pasaron desapercibidas para los investigadores, que ya anticiparon que reabrirán la causa por el crimen del chico.

"Sobre el asesinato de Gastón ahora no tenemos pruebas contra la mujer, pero la investigación sobre el crimen de Carlos nos permitirá recabar información y reabrir aquella causa", dijo a TN la fiscal Florencia Salas esta mañana en tribunales. "El crimen de Gastón está impune y todavía no prescribió", afirmó.

Si bien la funcionaria evitó referirse al perfil psiquiátrico de la acusada, sí estaba al tanto de que tomaba medicación y confirmó que también existe una denuncia en su contra por estafa. González nunca estuvo imputada por la muerte de Gastón. Sin embargo, en un principio de la investigación hubo sospechas sobre su participación. El crimen de su esposo volvió a ponerla en la mira. “No tenemos claro cuál es el móvil para el despliegue de semejante violencia, pero no descartamos que pueda haber descubierto algo en relación con la muerte de su hijo”, sostuvo Salas.

El crimen de Gastón

A Gastón lo atacaron en su dormitorio. Lo golpearon brutalmente en la cabeza y lo estrangularon con una media. La principal hipótesis, entonces y ahora, fue que entraron a robar pero el chico reconoció a su asesino.

Quince días después del crimen, la policía detuvo a Julián Ramón, el novio de la hermana de la víctima. Habían encontrado sus huellas dactilares en un televisor 14 pulgadas, en la habitación donde mataron al nene.

Sin embargo, los indicios se fueron cayendo desde principios de ese mismo mes, lo que derivó primero en que beneficiaran al acusado con un arresto domiciliario y finalmente, en su sobreseimiento por falta de pruebas. La Justicia consideró que sus huellas sobre el televisor no revelaban que hubiera levantado el aparato, sino que simplemente lo había girado.

Fuente: TN

Comentá y expresate