Guillermo Triguero es el marplatense que este domingo rescató a ocho cubanos que se encontraban a la deriva en los cayos de Florida, Estados Unidos, luego de que una ola los tire del bote en el que habían salido de La Habana. “En un momento le digo a mi compañero: ‘estoy escuchando gritos, algo’. Ahí vimos a una persona a 300 metros que estaba a los gritos. Algunos estaban flotando con pedazos de telgopor”, cuenta horas después del rescate, mientras navega por las Bahamas.

Guillermo, que tiene 58 años y es socio del Club Náutico de Mar del Plata, viaja habitualmente a Estados Unidos para navegar. “Vine en marzo y me quedo hasta agosto haciendo navegaciones”, suelta en diálogo con Ahora. Este domingo se convirtió en héroe mientras navegaba con un amigo.

Al momento de explicar el rescate, Guillermo indica: “En total eran veinte personas que habían salido el viernes de Cuba. Se hundió la lancha y quedaron esos ocho, diseminados en un radio de dos kilómetros a la redonda. Los subimos y llamamos a la guardia costera de Estados Unidos. Les dimos el parte y vinieron tres lanchas”.

“Los escuchamos de casualidad. Apenas escuchamos los gritos, bajamos el motor. Escuchamos de casualidad unos alaridos a lo lejos”, recuerda. “Estaban desesperados porque la corriente los alejaba cada vez más de la costa. Querían subir al barco, ya ni les interesaba llegar a Estados Unidos, querían salvar su vida”, agrega.

Según Guillermo, entre los rescatados había adultos mayores. “La mayoría eran jóvenes, de aproximadamente 30 años. Pero dos eran mayores de 60”. “Estaban desde anoche en el agua. El agua acá es cálida, está a 30 grados. Pero estaban agotados. Les dimos algunos flotadores y los fuimos rescatando. Los que estaban más cansados subieron primero”, recuerda.

“Es la primera vez que me pasa una situación así”, confiesa Guillermo. Mientras buscan a los otros tripulantes del bote en el que viajaban los cubanos, la guardia costera estadounidense trasladó a los ocho cubanos hasta el Puerto más cercano.

Comentá y expresate