El último día de exposiciones en el debate sobre el aborto quedó marcado por un fuerte alegato del ministro de Salud, el radical Adolfo Rubinstein, a favor de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

"La evidencia es muy robusta respecto de que la despenalización del aborto reduce la mortalidad materna, las complicaciones graves y el número de abortos totales", concluyó el ministro, cerca de las 13, tras desplegar una serie de datos comparativos de distintos países del mundo. "Más allá de todos los dilemas morales, el aborto existe y es un problema que tenemos que abordar", agregó, en una exposición muy celebrada por los promotores de la legalización, en especial por las diputadas oficialistas que apoyan el proyecto.

La jornada había arrancado minutos antes de las 11, con la exposición del cura villero José María "Pepe" Di Paola, que, para sostener su oposición a la legalización, afirmó que "el aborto es promovido por el FMI". Los pocos diputados presentes que se oponen al proyecto, en buen número del oficialismo, siguieron el discurso en silencio.

Lo mismo pasó cuando habló el ministro de Salud. Antes de dar sus conclusiones finales, Rubinstein hizo un repaso por las cifras referidas al aborto en la Argentina y en otros países. Recordó que según cifras oficiales de 2014 en la Argentina hay unos 47.000 egresos hospitalarios por aborto, y señaló que eso sólo cubría los casos atendidos en hospitales públicos. "En nuestras estadísticas existe un subregistro del aborto como causa de muerte materna", dijo. Precisó que además que en 2016 se registró un índice de mortalidad materna por aborto de 5,9 cada 100.000 nacidos vivos.

El funcionario expuso después una batería de datos sobre los efectos que tuvo la despenalización en otros países. Auxiliado por mapa y gráficos de barras que exhibió con un proyector, demostró que en esas naciones disminuyó la cantidad de abortos inseguros. "El aborto inseguro, cuando no es conducido por un profesional, supera el 90 por ciento en Latinoamérica. Salvo Uruguay y Cuba, Latinoamérica está igual que África", manifestó.

Como contracara de esa situación, sostuvo que "los países que no tienen leyes restrictivas prácticamente no tienen muertes por aborto". Enseguida agregó: "En los países desarrollados, la tasa de aborto cayó. Mientras que en los países con leyes restrictivas, se mantuvo igual. Existe una relación clara entre la despenalización y el número de abortos".

La catarata de argumentos del funcionario reforzó el clima festivo que imperaba en el ala derecha de la sala 1 del anexo C de la Cámara de Diputados, ocupado por los promotores de la legalización. Con las barreras partidarias borradas, Victoria Donda (Libres del Sur), Mónica Macha (FPV), Cecilia Moreau (Frente Renovador), Karina Banfi (UCR), Silvia Lospennato (Pro) y Brenda Austin (UCR) compartieron fotos y abrazos. A ese grupo se sumaron Piter Robledo y Fabiana Túñez, directora del Instituto Nacional de las Mujeres, y Piter Robledo, subsecretario nacional de Juventud.

Comentá y expresate