Las reuniones sociales están apuntadas como principales disparadores de esta ola de contagios que no para de crecer en este mes de agosto, el peor para el distrito desde el inicio de esta pandemia.

El regreso a Fase 3 dispuesto por las autoridades de General Pueyrredon está acompañado de un compromiso de incrementar los controles en espacios públicos y también privados, donde se realizan estos encuentros con decenas de personas. En algunos casos entre grupos familiares y en su mayoría de amigos, sin más excusa que buscar diversión.

“Asado no”, decía el intendente Guillermo Montenegro en un video muy breve que se volvió viral y desde el inicio de la cuarentena buscaba trasmitir un compromiso común de no estar en contactos ajenos al grupo familiar más cercano.

Ahora, con el hecho consumado y el sistema sanitario que acusa el impacto de los contagios, desde el gobierno municipal se anticipó un refuerzo de las medidas preventivas para evitar concentraciones de gente en espacios públicos.

Para controlar lo que ocurra puertas adentro se recurre a la colaboración de los vecinos, a los que se los convocó a dar aviso apenas adviertan alguna fiesta clandestina o encuentros con muchas personas en un mismo espacio. Algo de esto ya ha sucedido durante las últimas semanas.

A tal fin se habilitó la línea de Whatsapp 2234 36-8599 a la que se podrá enviar mensajes escritos y de audio para notificar lugar y horario de esas reuniones. Varias de ellas es gestan a la vista, en redes sociales, y con determinadas consignas como para que los invitados no tengan la información completa hasta tanto los organizaciones habiliten su presencia.

Por otra parte se espera un despliegue de las distintas carteras del municipio así como también de los entes descentralizados, a cuyos responsables se los comprometió en la labor de hacer cumplir las restricciones impuestas por este decreto que dejó a Mar del Plata y Batán con varias actividades limitadas o prohibidas por los próximos 10 días.

Comentá y expresate