Ariana Palacios estaba desaparecida desde el 28 de agosto y vivía junto a sus papás y su hija de 5 años en la casa donde fue encontrada asesinada, en Hurlingham.

Por el crimen, el padre de la víctima, Willy Palacios (62), de nacionalidad boliviana y quien trabaja en una funeraria, quedó detenido luego de que otro de sus hijos y se presentó ante la Policía para denunciarlo.

El acusado confesó al ser indagado por el fiscal de la causa, Walter Leguisamo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Morón, quien le imputó el delito de "homicidio agravado por el vínculo y por femicidio" y dispuso que este martes se lleve a cabo la autopsia, según publicó Clarín.

Adrián, el novio de la joven, contó a Crónica TV que él quedó sorprendido cuando su suegro le dijo que Ariana había decidido terminar su relación con él y "cambiar de aire, de trabajo" y que él continuara con su vida.

El joven dijo que le pareció extraño que Ariana no le haya dicho nada para terminar la relación y que sus sospechas se reavivaron cuando las amigas le comentaron que resultaba raro cómo ella contestaba los mensajes.

"Mandaba mensajes cortantes, extraños. La de los mensajes no era ella", dijo Adrián y explicó que la última vez que Ariana estuvo en línea fue el día de la desaparición, el 28 de agosto, pero que por ejemplo el 19 de septiembre mandó un extraño SMS a una amiga.

"¿Cómo andás querida? yo viajando entregando cosas del nuevo trabajo novio conociéndonos después nos conectamos, besitos Ariana" , es el mensaje que a las 11.32 de aquel día enviaron desde la línea de la víctima.

chat Ariana.JPG

En tanto, Jésica y Nadia, dos de las amigas que realizaron la denuncia por la desaparición, también contaron a la prensa que el ahora detenido les dio distintas versiones sobre el paradero de su amiga y que incluso les pidió que no continuaran con la búsqueda.

Mandaba mensajes cortantes, extraños. La de los mensajes no era ella

Jésica recordó que el padre primero "dijo que Ariana no tenía su celular, que se le había roto", que luego contó que se había ido a trabajar al interior a repartir una serie de repuestos, pero que cuando ella comenzó a movilizar la búsqueda, la llamó para intimidarla.

"Me dijo que él la había echado, que le había pegado a sus padres y me dijo: 'vos te vas a preocupar por una persona que le pegó a sus padres', intimidándome a que no haga nada", contó.

Según Jésica, a otra amiga, Ariana llegó a decirle, en un mensaje antes de su desaparición, que había tenido una discusión con su madre.

"Mi mamá no es lo que parece", le escribió la víctima el día que desapareció, lo que para las amigas fue la última vez que Ariana escribió en su celular ya que luego hubo otros mensajes realizados por otras personas y para despistar.

Sobre la relación entre Ariana y sus padres, el novio contó que "esto podía esperarlo más de la madre que del padre", que "le tenía miedo a su madre" y recordó que en un cumpleaños de la hermana de la víctima, una vez tuvo que intervenir para separar a su novia de la madre en una pelea en la que "se empujaron y casi se fueron a las manos".

Comentá y expresate