Aunque al principio se lo tomó con humor y realizó una irónica publicación en Instagram, Sabrina Rojas habló con seriedad sobre la difusión de fotos íntimas de su marido, Luciano Castro.

Tras la filtración, la modelo publicó un mensaje en Instagram cargado de humor: “A todos los que me preguntan si vi las fotos de mi marido mostrando sus dotes, ¿talento? Sí, claro que las vi, hace mucho. Y solo tengo para decir ‘Gracia Dio’ por dejarme comer semejante lomo desde hace diez años. Alabado sea Castro”.

Sin embargo, ante la aparición de nuevas fotos y un video privado de Castro, que comenzaron a circular el viernes pasado en las redes sociales, la modelo se puso más seria y decidió llamar a la conciencia general de sus seguidores a través de una story de Instagram, sobre lo que implica la divulgación de material íntimo sin consentimiento.

foto lc

Si a tu celular llega una imagen o video que expone, exhibe, humilla o vulnera la intimidad de las personas, no lo compartas. Sé respetuoso, las víctimas sufren. Sé parte del cambio creando civismo digital”, reza el mensaje tomado de una campaña realizada en México, en el que se adjunta un teléfono y un mail para realizar denuncias de este tipo.

Con respecto a este tema, un artículo publicado por Infobae aclaró que la difusión no autorizada de imágenes o grabaciones íntimas está considerada como una contravención en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Es decir que compartir el material que llega por redes sociales, servicios de mensajería u otros medios es un ilícito y puede ser sancionado con multa, trabajo comunitario o hasta 10 días de prisión.

“Quien difunda, publique, distribuya, facilite, ceda y/o entregue a terceros imágenes, grabaciones y/o filmaciones de carácter íntimo sin el consentimiento de la persona y a través de cualquier tipo de comunicación electrónica, de trasmisión de datos, páginas web y/o a través de cualquier otro medio de comunicación, siempre que el hecho no constituya delito, es sancionado con una multa de cuatrocientas (400) a mil novecientas cincuenta (1950) unidades fijas o cinco (5) a quince (15) días de trabajo de utilidad pública o con tres (3) a diez (10) días de arresto. El consentimiento de la víctima para la difusión, siendo menor de 18 años, no será considerado válido”, reza el artículo 71 bis.

LUCIANO CASTRO SABRINA ROJAS.jpg

“En caso de que Castro quisiera iniciar una acción legal contra la persona o las personas que haya identificado detrás de esta difusión de contenido, también puede iniciar una demanda por injuria, que se define como lesionar, a través de una acción, o de una expresión, la dignidad de una persona perjudicando su reputación, o atentando contra su propia estima”, le explicó a Infobae el abogado Daniel Monastersky, quien aclaró que si bien ese delito no tiene pena de prisión, puede conllevar multas de 1.500 a 20.000 pesos, además de la obligación a realizar algún tipo de trabajo comunitario.

“Por otro lado, se está vulnerando el derecho a la imagen que dice que para captar o reproducir la imagen o la voz de una persona, de cualquier modo que se haga, es necesario su consentimiento”, agregó el letrado consultado.

En tanto, las excepciones a este punto son: la participación de actos públicos, que haya un interés científico, cultural o educacional prioritario, y se tomen las precauciones suficientes para evitar un daño innecesario; o bien que se trate del ejercicio regular del derecho de informar sobre acontecimientos de interés general. En estos casos tampoco hay pena de prisión sino multas.

Comentá y expresate