Antes de su desembarco en la presidencia del Banco Central, Guido Sandleris ingresó al Ejecutivo Nacional, como jefe de asesores del Ministerio de Hacienda, con el 44% de su patrimonio en un banco en el exterior.

Según su primera declaración jurada presentada ante la Oficina Anticorrupción el año pasado, el reemplazante de Luis Caputo asentó que comenzó el 2016 con un bienes por $ 4.135.006 y lo terminó con $ 5.057.880. Un incremento del 22%, muy por debajo de la inflación del 2016.

No obstante, según consigna El Cronista, casi la mitad de sus activos estaban a resguardo de los vaivenes económicos autóctonos: en una cuenta corriente en los Estados Unidos, donde estudió, por $ 2.239.164, tal como dejó asentado.

Al cierre del 2016, a la espera de que se conozca su última presentación 2017 que aún no está disponible en la OA, Sandleris declaró el 50% de dos departamentos en Capital Federal, uno de 250 metros cuadrados por $ 416.159 y otro de 60 metros cuadrados por $ 118.005. Como vehículo un Honda Fit modelo 2012 (de $ 40.045) y cuatro cuentas locales, una en dólares.

A excepción de su dinero en el exterior, el grueso de su patrimonio restante está en acciones bancarias, a las que apostó en 2011, y títulos públicos. Poseía papeles del Galicia por $ 667.575 y del BBVA por $ 85.652; y Bonos Par por 36.670, adquiridos en 2014, y Bonar 2024 de 2015 por $ 201.860.

Antes de ingresar al gobierno nacional, Sandleris formó parte de la administración bonaerense de María Eugenia Vidal. A diferencia de otros funcionarios provinciales, no presentó ninguna declaración jurada, según la web de la Escribanía General de Gobierno.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate