En algún momento la duda fue barbijo sí o barbijo no. Después si el virus viajaba o no en los objetos. O si lo que había comenzado en China y entonces todavía se expandía poco a poco por Europa merecía o no la calificación de una pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anduvo entre contradicciones desde que asomó el coronavirus y abrió una secuencia de enfermedad y muerte que se expandió por todo el mundo, incluso con rebrotes en donde se creía superada la crisis sanitaria.

Ahora vuelve a involucrarse en cuestiones que tienen que ver con la dinámica social y la necesidad de establecer pautas más estrictas para reducir los contagios. Las recetas no han dado los mejores resultados y el máximo organismo sanitario en la materia ahora encontró un nuevo norte.

La recomendación que oficializó el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, es ahora evitar el coloquial saludo de codo contra codo que se estableció como novedad y alternativa para descartar los gestos habituales, como dar la mano o el abrazo y beso en las relaciones más afectivas.

"Es mejor evitar los codos, porque nos colocan a menos de un metro de distancia de la otra persona", señaló el directivo en una entrevista concedida a un medio portugués.

saludo puños.jpg

Con los puños tampoco, insiste. Otra vez es contacto directo, en este caso con los nudillos y primeras falanges, donde también podría existir presencia del virus y este viajar de persona a persona.

Ahora la nueva sugerencia es que se desestime cualquier opción de contacto físico entre las personas y que el saludo se realice con una mano sobre el pecho, a la altura del corazón. Siempre a un metro y medio o dos de distancia del destinatario de la reverencia.

El saludo con los codos se había ganado desde el principio una ola de críticas porque resultaba contradictorio y, por sobre todo, riesgoso. Es la zona donde se recomienda apuntar la boca en una situación de estornudo. Por ende, es donde se concentrarán los gérmenes expulsados, que irían a parar a otra persona en caso de contacto de brazo con brazo.

El uso de barbijo, descartado en un principio o al menos discutido, quedó como condición esencial de protección personal y es adoptado en todo el mundo. La distancia social es otra recomendación elemental a cumplir para mantenerse lejos del riesgo de contagio. Y ahora, este contexto, el pedido de la OMS es olvidarse del saludo de codos.

Comentá y expresate