"El offshore tiene un potencial cinco veces más grande que Vaca Muerta". Lo dijo el secretario general de la Federación Argentina Sindical del Petróleo, Gas y Biocombustibles, Pedro Milla, y agregó que el país está ante una "gran posibilidad" de convertirse en exportador en materia de petróleo y gas.

“Una solución que en pocos años le permitiría posicionarse con voz y voto en un mundo definido por la guerra y la post-pandemia”, afirmó en una entrevista con La Mañana de Neuquén.

“En esa dirección avanza firme el Gobierno nacional, tras habilitar nuevos regímenes de acceso a divisas para la producción incremental de petróleo y gas natural. Propulsó estas mejoras junto con medidas de promoción del empleo, el trabajo y el desarrollo de los proveedores regionales de la industria hidrocarburífera”, apuntó.

“La participación en la producción total de gas nacional escaló hasta el 52%. A todas luces, esta tendencia alcista es parte de una continuidad favorable ya registrada en 2021, año en que las exportaciones del complejo petrolero-petroquímico totalizaron 5.208 millones de dólares y se elevaron un 42,3% en comparación con 2020”, señaló.

“El 82,7% de estas ventas externas correspondió a petróleo y gas, donde destacó el rubro Aceites crudos de petróleo, con un registro de 1.848 millones de dólares y una suba de 71,6 puntos porcentuales en relación con 2020”, añadió.

“Ante este panorama, hasta la propia Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reconoció que la Argentina es uno de los países externos a la entidad donde más creció la producción en 2021. Venimos acompañados por gigantes como Canadá, Rusia, China, Estados Unidos, Guyana y Noruega. Mejor aún, la Organización sostiene que la demanda se mantendrá sólida durante este año, traccionada por el crecimiento económico”, expresó.

“En total, la Argentina tiene un potencial exploratorio de hidrocarburos unas cinco veces superior a la Cuenca Neuquina. Actualmente el foco está puesto sobre Mar del Plata, que es parte de la cuenca norte, donde se incluyen las costas de Buenos Aires y Río Negro”, comparó.

“En definitiva, la explotación offshore tiene la capacidad de provocar un cambio disruptivo. Puede colocar al país en otro nivel como productor, con los beneficios derivados de este avance, como el fortalecimiento de la matriz energética, el efecto en materia de divisas, el crecimiento económico y la creación de miles de puestos de trabajo de calidad”, destacó.

"La Argentina podría consolidarse como exportadora de energía al mundo, con capacidad para vender externamente unos 25.000 millones de dólares por año y el potencial de marchar sobre un camino similar al que recorrió Noruega, que pasó de ser uno de los países más pobres de Europa a disfrutar de una calidad de vida ejemplar”, aseguró el dirigente gremial.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate