La gran elección que realizó la alianza Juntos en General Pueyrredon puede beneficiar los próximos dos años de gestión del intendente Guillermo Montenegro.

El voto popular eligió como primera fuerza a la boleta oficialista y esto se podría ver plasmado de forma contundente en la composición del Concejo Deliberante a partir de diciembre de este año.

El oficiamos no solo se podrá ver beneficiado por la sumatoria de ediles afines al jefe comunal, sino por la pérdida de concejales en la bancada opositora del Frente de Todos.

En caso de que los resultados plasmados en las PASO sean mantenidos en noviembre, el bloque de Juntos podría sumar entre 7 y 9 concejales. Esto significaría quedar a un paso de la mayoría.

Si Montenegro sabe manejar bien las alianzas políticas le quedará el ámbito deliberativo muy favorable y podrá gestionar sus próximos dos años de Gobierno con un recinto que le apruebe los proyectos de ordenanza.

Esta mayoría no sólo puede facilitarle la gestión, sino que puede allanar su camino hacia una potencial reelección en 2023.

El Frente de Todos podrá ingresar entre 3 o 5 concejales, dependiendo de los números en las elecciones generales. Esto es un problema para la oposición porque durante estos comicios debe renovar cinco bancas.

Además, perderán a dos de sus concejales más experimentados ya que Marcos Gutiérrez y Daniel Rodríguez no pueden renovar sus bancasporque ya cumplieron dos mandatos consecutivos.

Una vez más, la elección estará polarizada entre estas dos fuerzas que ya los otros partidos están lejos de lograr el 8,33% de los votos necesarios para poder meter algún concejal.

Comentá y expresate