Miguel Braun, secretario de Comercio, se lo vio en la asunción de su nuevo jefe, Dante Sica, sentado varias filas atrás. Cerca, y de pie observaba el acto el secretario de Industria, Miguel Echegoyen. Ambos funcionarios en principio continúan en sus cargos. Al menos Braun así lo manifestó al término de la jura de los nuevos ministros. El funcionario reconoció que por efectos de la devaluación suben los costos de las empresas pero también confía en que no habrá una pérdida del poder adquisitivo. A continuación el dialogo mantenido con ámbito.com

Periodista: ¿Cómo está viendo el traslado a precios de la devaluación?

Miguel Braun: Indefectiblemente muchos de los costos de las empresas están en dólares y en consecuencia al subir los costos hay demanda de subas de precios. Un ejemplo es la negociación de los camioneros que fue por encima de la pauta establecida. Es un tema (la suba de precios) que está en la agenda, hay preocupación y vamos a tener que trabajar para que sea de la manera más razonable posible.

P.: Uno de los sectores que se ve impactado por la suba del dólar es el de los alimentos. Usted está conversando tanto con productores como comercializadores? ¿Observa una voluntad de no elevar demasiado los precios?

M.B.: En principal punto es que los salarios, las jubilaciones y los demás ingresos de las familias acompañen los aumentos de precios y por lo tanto se proteja el poder de compra, este es el principal tema. Nosotros les planteamos responsabilidad a los empresarios.

P.: ¿Cuál fue la respuesta?

M.B.: Hay muchas opiniones distintas pero insisto que lo más importante es mantener el poder de compra de la gente lo mejor posible. También estamos trabajando para acompañar con programas especiales como la ampliación de Precios Cuidados, la continuación de Ahora 12 para ir acompañando en particular con foco en la canasta básica

P.: Usted sabe que las paritarias se acordaron en su mayoría en el 15% y algunas estimaciones determinan que la pérdida del poder adquisitivo podría llegar a ser de unos 3 puntos aproximadamente...

M.B.: Las paritarias tienen cláusula de ajuste y las jubilaciones se ajustan automáticamente y además apuntamos, después de pasados unos meses, que la economía vuelva a crecer. Apuntamos a que la gente esté mejor, puede ser que tengamos unos meses que van a ser complicados pero la apuesta del gobierno es a mejorar el poder adquisitivo.

P.: El Gobierno ya cuenta con la Ley de Defensa de la Competencia, ¿en qué estado está su aplicación?

M.B.: Estamos trabajando en constituir la nueva autoridad de Competencia, que es una cuestión histórica porque nunca se había hecho. La ley aumenta fuertemente las multas en los casos de cartelización y de abuso de posición dominante. También crea la posición de arrepentido para que un miembro de una empresa que sea parte de un cartel pueda venir y denunciar la cartelización. Ahora, hay aumentos que tienen que tienen que ver con el incremento de los costos y no por la falta de la competencia por lo tanto no es un instrumento de la lucha contra la inflación. La Defensa de la Competencia es una herramienta que va a permitir evitar la cartelización y del abuso de posición dominante. Especialmente defender a las pymes para que puedan competir de igual a igual y a los consumidores para que tengas las mejores posibilidades para obtener mejores productos a precios razonables.

Fuente: Ámbito

Comentá y expresate