El cantante Rubén Darío "El Pepo" Castiñeiras está a punto de recibir el alta en el Hospital San Roque de Dolores pero desde allí podría ir directo a una celda luego de que la justicia disponga su detención por estar acusado de la muerte de dos de sus compañeros de banda y lesiones de otra, ocurridas tras un despiste con el auto que él manejaba.

Apenas con un par de heridas menores en una mano y rostro, el artista permanece internado y en esa condición se negó a declarar ante la fiscal Verónica Raggio, por lo que solicitó su prisión preventiva, confirmada luego por un tribunal de Garantías.

“El Pepo” pemanecía aprehendido porque de la investigación surge que estaba al volante de la camioneta CRV Honda que en la madrugada de este sábado salió de la calzada y volcó cuando transitaba a la altura del kilómetro 8 de la ruta 63, en cercanías de Dolores. Viajaba rumbo a la costa junto a su productor, Ignacio Abosaleh; Nicolás Carabajal, trompetista del grupo musical, la corista Romina Candia. Los dos primeros, que iban en el asiento trasero, fallecieron en el acto.

Su primera reacción fue asegurar que quien manejaba era uno de los jóvenes que fallecieron. Pero a partir de testimonios y evidencias se pudo confirmar que el cantante de cumbias era quien conducía.

Queda por establecer ahora si estaba bajo efectos de alguna sustancia. En el lugar no se le realizó el test porque el personal policial no tenía alcoholímetro pero al llegar al hospital se le tomaron muestras de sangre y orina cuyos resultados estarán listos en el transcurso de esta semana. Del auto, trascendió, se secuestraron algunas botellas con bebidas alcohólicas.

Miguel Ángel Pierri, su defensor, confirmó que la justicia convirtió en detención la aprehensión original según pudo confirmar en el Juzgado de Garantías N°2 de Dolores, a cargo del juez Cristian Gasquet, que interviene en el caso.

Comentá y expresate