La situación judicial del cantante de cumbia Rubén Darío "Pepo" Castiñeiras (47), conocido como El Pepo, está cada vez más complicada en relación al accidente por el que murieron el manager y un músico de su banda.

Según publicó el periodista Mauro Szeta, un nuevo peritaje reveló que al momento del choque, el cantante manejaba con 1,02 g/l de alcohol en sangre, más del doble de la cantidad permitida, 0,5 g/l de alcohol.

De acuerdo a la información, la pericia es retrospectiva. Pepo se había negado a la extracción y la muestra es escasa.

Por otra parte, las pericias accidentológicas determinaron que conducía su camioneta Honda CRV a casi 140 kilómetros por hora. Los estudios del perito oficial al vehículo, que se llevaron a cabo en la Asesoría Pericial La Plata, revelaron que El Pepo sobrepasó la máxima permitida, que es de 110 kilómetros por hora. Exactamente, "iba a 139 km/h", confirmó a este medio una fuente cercana al expediente.

Lógicamente, también superó la máxima para ocasiones de exceso de niebla (60 km/h), que reduce la visibilidad de la ruta, tal cual cual era el panorama la noche del accidente.

Además de estar imputado por doble homicidio culposo agravado, Castiñeiras también está acusado de las lesiones graves que sufrió la bailarina Romina Candia. La calificación en su contra habla de "conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria".

"El Pepo" permanece detenido Unidad N° 6 de Dolores. Está en prisión desde el 30 de julio, luego de recibir el alta de su internación. En su momento, sus antecedentes penales por robo, que incluyeron una estadía en prisión, jugaron en su contra para que el juez de Garantías Cristian Gasquet dictara la prisión preventiva.

Los abogados defensores habían solicitado la excarcelación, aduciendo que el cantante atravesaba "un pozo depresivo". El pasado miércoles 11 de septiembre, la Sala II de la Cámara de Apelación y Garantías de Dolores rechazó el recurso de apelación de la defensa del cantante y confirmó su prisión preventiva.

Comentá y expresate