Menos de 12 horas después de que Miguel Pichetto partiera el bloque peronista y la dejara afuera a Cristina Kirchner, ingresó al Senado el pedido desafuero de la ex presidenta. Hubo especulaciones sobre qué haría desde su flamante bancada, pero el rionegrino salió a cortarlas en seco: "Consideramos en la gran mayoría del Senado que no procede el desafuero", se plantó.

El jefe del nuevo interbloque bautizado Argentina Federal no dio detalles de cómo se compone esa "gran mayoría del Senado". Tampoco asoma aún del todo nítido que realmente haya una mayoría que esté en contra del desafuero. Pero con que solo los senadores de la bancada de Pichetto se opongan, alcanza para que la ex presidenta pueda conservar el blindaje que impide que la ex presidenta vaya detenida.

"Si Pichetto no quiere, el desafuero no avanzará", admitió anoche una espada del oficialismo en el Senado.

Es que el nuevo bloque de Pichetto suma 25 senadores. Con exactamente esa cantidad se frena cualquier pedido de desafuero. Para lograrlo se necesita el apoyo de dos tercios de los miembros de la Cámara Alta, es decir 48 senadores como mínimo sobre un total de 72 que componen el cuerpo.

Los 25 senadores de Argentina Federal por si solos ya están, entonces, de bloquear el pedido de desafuero. En el hipotético caso de que todo el resto de las bancadas jugaran juntas, podrían sumar como máximo 47 votos a favor del desafuero.

Pero los que están en contra de quitarle los fueros son más. Para empezar los 8 que integran el ala K del Senado, con la propia Cristina a la cabeza. También los tres de Santiago del Estero, según informaron del gobernante Frente Cívico.

Aunque ayer no se pronunciaron, se da por hecho que también rechazarían el pedido los dos peronistas de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo.

Así que para empezar ya habría 38 senadores que votarían en contra.

Claramente a favor estarían solo los 24 ó 25 que tendría Cambiemosen su interbloque. Los dos del Frente Renovador de Misiones aún no definieron qué posición tomarán.

A diferencia de Diputados, que este año le quitó los fueros a Julio de Vido, hay una fuerte oposición en el Senado a desaforar hasta que no haya sentencia firme.

Para ejemplo está Carlos Menem. El actual senador por La Rioja -y nuevo integrante de la bancada de Pichetto- tiene una doble condena, una por sobresueldos y otra por la venta ilegal de armas,pero sigue en su banca porque ambas sentencias están pendientes de ratificación.

"El desafuero de un senador o diputado procede cuando hay sentencia firme, como lo ha señalado la Corte en el caso Menem. Esto lo dije antes y sigue siendo mi pensamiento personal", dijo ayer Pichetto.

A Cristina el juez le dictó la prisión preventiva, que no se puede concretar por sus fueros.

"La ex presidenta ha estado permanentemente a derecho, ha comparecido a todas las citaciones judiciales y acaba de asumir en un cargo publico en el Senado. Siempre estuvo a disposición de los requerimientos judiciales, no hay riesgo de fuga ni de que entorpezca la investigación de la causa", apuntó ayer Pichetto.

Con eso ya adelantó cuál será la posición de su bancadacuando el pedido empiece a ser tratado.

El Congreso se encuentra en receso y en principio solo puede tratar las iniciativas que fije en agenda el Poder Ejecutivo en su llamado a sesiones extraordinarias, lo que ocurrió ayer a la noche.

El pedido de desafuero no entró en el pedido de extraordinarias. Ayer Federico Pinedo, presidente provisional del Senado, argumentó en la Casa Rosada que se trata de un tema de la propia Cámara alta y no del Ejecutivo.

Revisando, el oficialismo detectó que el artículo 95 del reglamento sí permitiría empezar a tratar el pedido de desafuero. "Durante el receso pueden reunirse y estudiar los asuntos de su competencia", dijo.

Así, al menos desde lo reglamentario podría constituirse la comisión de Asuntos Constitucionales, que es la que debe tratarlo. "Seguramente pediremos que se integre", dijeron anoche altas fuentes de Cambiemos.

Pero Pichetto le bajó el pulgar a esta alternativa. Sin rodeos, dijo: "No hay ninguna posibilidad de que el Senado lo trate ahoraporque en extraordinarias solo se tratan los temas que defina el Poder Ejecutivo. Habrá que constituir la comisión en febrero o marzo".

La primera discusión clave será quien presidirá esa comisión. La quiere el oficialismo. "Vamos a discutir las comisiones una por una", advirtió Pichetto.

El peronista salteño Rodolfo Urtubey se ocupó de destacar que con su posición, el bloque no impide que avance la investigación y que el juez puede elevar el caso a juicio e, incluso, dictarse sentencia.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate