Axel Kicillof podría avanzar en la provincia con un Plan de Regionalización similar al impulsado por Daniel Scioli en 2011 y que naufragó en la Legislatura bonaerense.

El candidato a la Gobernación dejó pistas de un proyecto en esa dirección en una entrevista en Radio con Vos y más tarde, desde el entorno de Kicillof aseguraron que evalúan un proyecto de esas características en caso que el ex ministro de Economía derrote a Vidal en las elecciones de octubre.

De acuerdo a lo publicado por La Política Online, la idea de Regionalización supone políticas de descentralización para decisiones de gobierno con el fin de acercar las demandas ciudadanas y surge como alternativa al gran desafío que supone gobernar la compleja provincia de Buenos Aires para cualquier fuerza política.

Implica además una decisión de Estado para poner en el máximo nivel de la agenda política provincial y nacional el principal nudo que frena el desarrollo integral de la provincia de Buenos Aires.

Por el momento, del proyecto de Kicillof no se conocen detalles. "Lo estamos evaluando y lo vamos a trabajar si ganamos", dijo una fuente cercana al candidato.

Como sea, los proyectos de este tipo tienen como premisa la descentralización y desconcentración del aparato administrativo que en el caso de la provincia se encuentra consolidado en la ciudad de La Plata. También suponen esquemas de desarrollo sectorizados; ampliación de las autonomías municipales (que todos los gobiernos resisten), reformas administrativas y fiscales y un aggiornamiento tecnológico.

La última avanzada sobre Regionalización en la provincia fue a mediados de 2011 cuando Scioli ungió a Santiago Montoya, por entonces titular del grupo Bapro, con un mega proyecto que buscaba descentralizar la administración pública.

El proyecto era ambicioso: apuntaba a crear entre ocho y doce jurisdicciones autárquicas en la provincia -a partir de sus afinidades territoriales, productivas y sociales-, que tengan a su cargo la gestión descentralizada de las políticas de salud, educación, seguridad, industria e inversiones.

El proyecto de Montoya circuló en debates, foros y presentaciones en varios puntos de la provincia pero chocó con la llegada de Gabriel Mariotto al Senado bonaerense.

No suponía una elección difícil y el kirchnerismo se podía permitir que Mariotto atente contra Scioli incluso antes de ganar los comicios de octubre. En septiembre Mariotto ya había advertido que el proyecto no avanzaría en el Senado.

Para el entonces gobernador, el proyecto era uno de sus ejes de campaña. Detrás del proyecto alineó a todo su gabinete y consiguió que la Legislatura aprobara un endeudamiento de 1.100 millones para acondicionar la ruta 6, considerada la "columna vertebral" de esa iniciativa.

Sobre fines de 2011 la tensión entre el gobernador y su vice era extrema y el proyecto había quedado en medio de la pulseada. Scioli buscaba mostrar fortaleza y envió a medio gabinete a Europa para intercambiar experiencias con países que ya aplican un modelo descentralizado.

Por esos días, Montoya, Alberto Pérez (jefe de Gabinete), Martín Ferré (Producción) y el entonces diputado Iván Budassi estaban en Italia para presentarle al presidente de la Región de Lombardía -una de las más ricas de ese país- los puntos centrales de la regionalización que impulsaban en la provincia más grande de Argentina.

El proyecto de Scioli logró aprobarse en Diputados, pero Mariotto lo cajoneó en el Senado, donde no logró circular por las comisiones. En diciembre de 2012 perdió estado parlamentario y con eso se perdían las chances de avanzar con lo parecía una profunda reestructuración administrativa.

Comentá y expresate