La anunciada visita a Chaco del presidente Alberto Fernández se suspendió en las últimas horas a partir de algunas recomendaciones de asesores para evitar que se exponga a uno de los escenarios con foco de contagios de coronavirus que tiene el país.

El viaje se había programado para este martes y ponía al jefe de Estado al frente de la inauguración de una sala de situación en el aeropuerto de la capital de esa provincia en el marco de medidas de prevención de esta enfermedad, que allí ya suma casi 2000 casos. Así lo había confirmado el gobernador Jorge Capitanich.

Embed

Los médicos de la Unidad Médica Presidencial ya habían sugerido a Fernández que evite este tipo de salidas salvo que fueran por cuestiones “impostergables”. Este no sería el caso y el acto en el que iba a acompañar al gobernador Jorge Capitanich lo tendrá desde la Quinta de Olivos o Casa Rosada, vía videoconferencia.

Fuentes cercanas a la Presidencia confiaron que fue el propio ministro de Salud, Ginés González García, el que más le insistió al mandatario para que desistiera de esta escala en Chaco.

La representación del Ejecutivo nacional en la ceremonia estará encabezada por la viceministra de Salud, Carla Vizotti, asignada también para ajustar el plan de acción en ese distrito a efectos de frenar la expansión de la enfermedad en esas tierras.

Embed

El propio Capitanich confirmó que “acordó” con el Presidente que no fuera parte de este acto, al menos de cuerpo presente. Fernández, se pudo conocer, consideraba que su presencia podía llevar un mensaje contundente en el marco del trabajo que se está haciendo allí para frenar los contagios.

Chaco fue el primer destino del jefe de Estado luego de asumir el cargo. Entre sus recorridas por el país también hizo escala en Formosa, cuando todavía era una provincia libre de coronavirus. A pocos días de su regreso se conocieron los primeros casos positivos.

Comentá y expresate