En una conferencia de prensa, los economistas del FMI, Alejandro Werner (Director para el Departamento del Hemisferio Occidental) y Roberto Cardarelli(a cargo del caso argentino), trazaron esta mañana en Washington los lineamientos principales del acuerdo stand by por US$ 50.000 millones a tres años que acordaron el organismo y la Argentina. Y señalaron que para que la ayuda tenga éxito, una de las claves será que el país consiga un "fuerte compromiso político" y "de toda la sociedad argentina" a la hora de corregir los desequilibrios que registra su economía.

"Se necesita un fuerte compromiso para remover algunos desequilibrios fiscales y monetario", dijo Cardarelli. El italiano reconoció que el FMI ha notado en los últimos años no solo la decisión del Gobierno de implementar reformas sino también de la oposición al apoyar leyes en el Congreso. De todas maneras aclaró: "Tenemos la convicción de que las medidas que hemos discutido en estas semanas son factibles, pero también requieren de un fuerte compromiso de toda la sociedad argentina".

Werner había arrancado la presentación describiendo algo que él llamó "las tres patas" del programa: reducir el déficit fiscal, bajar la inflación y brindar apoyo a quienes viven en situación de pobreza.

Luego, a continuación, Cardarelli explicó por qué el FMI piensa que la economía crecerá aún cuando en los próximos años lleve adelante un ajuste fiscal que pasará de un rojo primario de 2,7% del PBI este año a un superávit de 0,5% en 2021. Enumeró la sequía("tendrá un efecto positivo en 2019", dijo), la confianzade los mercados -que se restablecerá como consecuencia del stand by- y un peso más depreciado que dará un envión a las exportaciones. Todos estos factores a favor del PBI en 2019, dijo. "Hemos logrado un cuadro macroeconómico más consistente", dijo el italiano sobre el programa y agregó que la meta de inflación de 17% para el año que viene "se puede lograr".

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate