Dos años pasaron del hundimiento del Repunte, el pesquero marplatense que naufragó el 17 de junio de 2017 frente a las costas de Rawson mientras operaba en la pesca de langostino. De los doce tripulantes, diez murieron y sólo sobrevivieron dos (Lucas Trillo y Julio Guaymas). El barco pertenecía a la firma Ostramar S. A. y, según denunciaron los familiares, no salió en condiciones.

Dese el momento del hundimiento, los familiares de las víctimas comenzaron una lucha incesante. Hace 24 meses que piden justicia pero, además, reclaman mejoras en las condiciones de la flota para que cesen las muertes en el mar.

“Vemos avances pero hay muchas cosas en las que hay que seguir trabajando y seguir luchando”, explicó Gabriela Sánchez, hermana del capitán, Gustavo Sánchez. “Nosotras vamos a seguir adelante, no por venganza, sino por una cuestión de justicia. Por ellos y por los que siguen trabajando”, agregó Sánchez, en referencia a la lucha encabezada por las mujeres.

Mientras esperan los resultados de las pericias y buscan que sea el primer naufragio en llegar a juicio, los familiares de las víctimas se concentrarán este en el local de la agrupación de los obreros navales, ubicado en Paso 2346.

Además de realizar una acto en homenaje a las víctimas, los familiares se propusieron ayudar al comedor “Huellitas” del barrio Las Canteras. Para eso, piden alimentos no perecederos, ropa de abrigo y medias.

Comentá y expresate