El sector gastronómico, uno de los más golpeados desde el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, aguarda con expectativa la autorización para la reapertura de los locales. Mientras tanto, empresarios y funcionarios municipales preparan un simulacro y evalúan un protocolo con distintas medidas.

Entre los puntos en los que se trabaja, las medidas de higiene y prevención por parte del personal son fundamentales. La utilización de un uniforme específico para el desempeño laboral en la cocina, el pelo recogido, las uñas cortas y limpias, la ausencia de joyas y relojes y el lavado de manos aparecen como requisitos obligatorios.

Asimismo, en el simulacro de reapertura será clave la gestión de los espacios, para evitar la aglomeración. En tal sentido, evitarán condensar a más de 4 personas por mesa.

Mientras tanto, la separación entre mesa y mesa será de 1,5 metros o, en su defecto, se deberán instalar medios físicos de separación, como mamparas, tabiques de separación o paneles divisores. La misma distancia se aplicará en barras o mesas comunitarias.

Por otra parte, se deberá establecer una zona de espera apta, para cumplir con las medidas de distanciamiento. Además, el protocolo recomienda una zona de control de temperatura y sintomatología relacionada con el coronavirus en los ingresos de los restaurantes.

Comentá y expresate