El superávit primario de mayo marcó $25.974 millones, lo que implica una mejora de $33.792 millones en relación al déficit de $7.818 millones registrado en el mismo mes del año anterior. Los recursos totales crecieron 53% en términos interanuales, 17 % más que los gastos primarios, de un 35,5% en doce meses.

Por su parte, el déficit financiero -que incluye el pago de los intereses de la deuda pública- fue de $38.634 millones en mayo, con un aumento de 41% respecto de mayo de 2018. Por efecto de la inflación, tuvo una reducción en términos reales del 10,2% por ciento, según publicó Infobae.

Los ingresos totales del mes fueron $320.348 millones y crecieron 12 puntos respecto al primer cuatrimestre del año. Dentro de ellos se destacaron los recursos tributarios -netos de la deducción por coparticipación a las provincias- que alcanzaron $296.861 millones y mostraron un crecimiento de 55,2% interanual.

Dentro de estos sobresalieron los Derechos de Exportación (+351,4% interanual), el Impuesto a las Ganancias (+52,7%), el Impuesto al Valor Agregado-IVA (52,2%), el Impuesto a los créditos y débitos (+50,6%) y los aportes y contribuciones a la seguridad social (+32,7%). El resto de los recursos del Sector Público no Financiero mostró en abril un incremento de 29,2% interanual.

El gasto de capital alcanzó $19.725 millones. En este ítem sobresalieron los incrementos en la finalidad Transporte (+99,9% interanual), Vivienda (+53%) y Agua Potable y Alcantarillado (+26,6%), mientras que en el resto de las finalidades se observaron disminuciones en términos anuales. Prácticamente la quinta parte del gasto de capital del mes de mayo fue pagada con financiamiento externo.

Las prestaciones sociales aumentaron 38,4% interanual. Aquí se destacaron las jubilaciones y pensiones contributivas, que aumentaron 38% interanual, y las pensiones no contributivas y asignaciones familiares, que en conjunto crecieron 35,7 por ciento. Se destacó en mayo el crecimiento observado en la Asignación Universal por Hijo-AUH (+71% interanual), debido al incremento del beneficio de 46% otorgado en marzo. Por otra parte, el resto de las prestaciones sociales, incluyendo las brindadas por el PAMI, aumentaron 31,5 por ciento.

Hacienda detalló que las transferencias corrientes a las provincias aumentaron 124,5% anual, con aumento en las destinadas a Desarrollo Social (+568% interanual), Seguridad Social (+153,5%) y Educación (+95,1%).

Las transferencias a universidades aumentaron 37,5% interanual, mientras que el gasto operativo aumentó 39,3% respecto de mayo de 2018, producto de un incremento en el gasto en personal de 37,9% y un incremento en bienes y servicios de 43,6% interanual.

Dentro de estos últimos sobresalieron los gastos destinados a la compra de vacunas a través del programa "Prevención y Control de Enfermedades Inmunoprevenibles de la Salud" (Secretaría de Gobierno de Salud) que aumentaron 233%, y las partidas relacionadas con el programa de políticas alimentarias del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, que registró una variación interanual de 369 por ciento. Excluyen estos dos conceptos el gasto en bienes y servicios, que creció 19% interanual.

Los subsidios económicos aumentaron 10% en comparación a mayo de 2018, con el menor crecimiento del año y una desaceleración en relación al crecimiento exhibido en el primer cuatrimestre (+71,3% interanual). Dentro de estos, los subsidios energéticos mostraron un alza de 22,5%, mientras que los destinados al transporte cayeron 11,8% frente a mayo del año anterior.

El pago de intereses se incrementó un 231% en el mes de mayo, debido principalmente a dos factores: en primer lugar, por el impacto de la suba registrada en el tipo de cambio (+90% interanual) en los intereses denominados en moneda extranjera (aproximadamente 70% del total este mes). En segundo lugar, por los cambios ocurridos en el perfil de los servicios de deuda (en mayo se erogaron servicios por $15.500 millones por Bonos del Tesoro Nacional a Tasa Fija con vencimiento en 2020 y $12.000 millones por los desembolsos del FMI, que no estaban en igual mes de 2018).

Estos dos factores hacen prever que en los próximos meses se desacelerará el crecimiento en los intereses, al tiempo que en la previsión para el total de 2019 los mismos mantendrán la misma relación con el PBI que establece el Presupuesto Nacional (3,2%). Cabe destacar también que de esos intereses, un 0,6% del PBI son abonados al Banco Central y Banco de la Nación Argentina.

Desde el Palacio de Hacienda destacaron que "el resultado de mayo es el mayor superávit en 96 meses: en términos reales el superávit registrado en mayo es el mayor desde el observado en mayo de 2011".

La cartera que conduce Nicolás Dujovne enfatizó que en los primeros cinco meses de 2019 el superávit fiscal primario alcanzó $36.819 millones, en contraste al déficit primario por $49.161 millones en los primeros cinco meses de 2018.

"Es la primera vez desde 2012 que el sector público nacional no financiero tiene un superávit primario en los primeros cinco meses del año, incluso mostrando en cuatro de los cinco primeros meses del año un resultado primario positivo", refirió el comunicado.

“Con un fisco equilibrado, podremos reducir la deuda, facilitar la lucha contra la inflación”, confiaron desde Hacienda.

Asimismo, mayo fue el vigésimo tercer mes consecutivo en el que los ingresos totales (excluyendo recursos extraordinarios) subieron por encima de los gastos primarios (53% contra 35,5%). En los primeros cinco meses del año este diferencial de crecimiento ascendió a 10 puntos.

Hacienda reconoció que "la mayor parte del esfuerzo fiscal viene de la contención de los gastos". En términos reales, los gastos primarios cayeron 14% en mayo (encadenando 18 meses consecutivos de caída real) y 14% en enero-mayo.

Consideró que el resultado primario acumulado en los primeros cinco meses ($36.819 millones) "constituye un gran paso en pos del cumplimiento de la meta contenida en el acuerdo con el FMI para el primer semestre del año, que asciende a $20.000 millones".

"El equilibrio fiscal es clave para el desarrollo sostenible: el desequilibrio fiscal crónico nos llevó a altos impuestos y altas tasas de interés que dificultan la inversión y nos hicieron vulnerables a shocks externos. Con un fisco equilibrado, podremos reducir la deuda, facilitar la lucha contra la inflación, reducir la tasa de interés y permitir un aumento de la inversión y del crecimiento", evaluaron desde el Palacio de Hacienda.

"Venimos bajando el déficit y el gasto de manera sostenida. Cuando cierre 2019, habremos bajado el gasto 5 puntos del PBI en cuatro años, algo sin precedentes", subrayaron.

Comentá y expresate