La argentina Marisol San Román estaba en Madrid realizando una maestría. El 12 de marzo llegó al país en un vuelo de Iberia. Aterrizó con coronavirus, aunque aún no presentaba los síntomas.

La joven tiene 25 años y terminó internada más de 10 días producto del virus que ya mató a 11.939 personas en todo el mundo. Y si bien no es una persona "de riesgo" para el sistema sanitario por su edad, vivió una pesadilla que vale la pena detallar para que se tome conciencia y se respete la cuarentena impuesta por el presidente Alberto Fernández.

"Algo que nos parecía que no nos iba a pasar a nosotros, que era una enfermedad de gente grande, nos pasó", señaló Marisol, en medio de un conmovedor relato.

Embed

Comentá y expresate