Una semana después de que el Fondo Monetario Internacional aceptara que el Banco Central pudiera intervenir en el mercado cambiario sin esperar a que el precio del dólar llegara al techo de la zona de no intervención, el escenario se revierte luego de un tuit de Donald Trump. Su anunció -el domingo a la tarde, vía twitter- que podría imponer una fuerte suba de aranceles a las importaciones Chinas hizo volar a los mercados por los aires.

Todas las Bolsas del mundo están en rojo en este momento y las monedas se deprecian frente al dólar estadounidense. Las emergentes también. El real brasileño arrancó perdiendo casi 1% contra el dólar pero luego se recuperó y cerca de las 2 de la tarde cedía solo 0,4%. Y si los mercados tiemblan, en Argentina los efectos negativos se multiplican. Es lo que se vio al arranque de la rueda, con una suba del dólar contra el peso del 1,2% en el precio del dólar mayorista, aunque luego la suba se moderó a 0,7%.

Ahora se sabe que el Banco Central tiene las manos desatadas para intervenir. Pero también el organismo que conduce Guido Sandleris ha dicho más de una vez que sus intervenciones son para aplacar "movimientos disruptivos", o lo que es lo mismo, subas injustificadas. Esto causó cierto efecto. No muchos se animaron a marcar precios de compra del dólar demasiado altos, porque precisamente está el temor a que aparezcan los dólares del Central y terminen pagando un precio que tal vez resulte demasiado caro al final de la rueda.

Según publicó Clarín, nada de eso es lo que se está viendo este lunes. Las razones del temblor cambiario nacieron en el tuit de Trump. No es intención del Central ir contra la corriente. A lo sumo, buscará suavizar el movimiento cambiario, pero si el resto de las monedas emergentes se mueven, no hará mucho esfuerzo en "atar" al tipo de cambio. En la lectura financiera, si interviene para dejar quieta la relación peso-dólar, no hace más que abaratar la dolarización de los que quieran entregar pesos para hacerse de dólares.

Un dato a tener en cuenta: el Banco Central decidió no informar, al final del día, si intervino o no en el mercado cambiario, a sea en operaciones de contado o de futuros. Solo se informa el stock de reservas. Estas cayeron US$ 605 millones a lo largo de la semana pasada, pero todo indicaría que no fue por ventas del Central a modo de intervención.

Hasta ahí la lógica. Pero el problema adicional que tiene el gobierno argentino es que el dólar es un termómetro electoral. Se sabe, de sobra, que el Gobierno necesita un tipo de cambio tranquilo para, luego, ilusionarse con una baja de la inflación y luego, una mejor intención de voto para el oficialismo. Son muchos los planetas que se deben alinear para que el Gobierno camine confiado hacia las urnas. Pero claro, hay una variable que no se puede manejar: la cuenta de twitter de Donald Trump, que ayer sacudió al mundo.

Comentá y expresate