El mal uso de los antibióticos (también llamados antimicrobianos, medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones provocadas por diferentes bacterias) es un problema mundial. Según la OMS, representa una de las mayores amenazas para la salud, la seguridad alimentaria y el desarrollo a lo largo de todo el planeta.

Gran parte de la población mundial emplea los antibióticos de manera incorrecta y eso es una preocupación: prolonga las estancias hospitalarias, incrementa los costos médicos y aumenta la mortalidad. ¿Por qué? El uso indebido genera resistencia de las bacterias hacia los antibióticos. Una vez la bacteria desarrolla un mecanismo de defensa, "entiende" cómo puede hacer para resistir a esa droga.

De esta manera, se reducen las posibilidades de tratar con antibióticos a las personas, que en serios casos pueden peligrar sus vidas. Por eso, cada año se realiza en todo el mundo la "Semana de Concientización de uso de antimicrobianos", que busca promover el conocimiento sobre esta problemática, así como también fomentar las mejores prácticas entre el público en general, los trabajadores de la salud y los encargados de formular políticas. El objetivo es detener la aparición y la propagación de infecciones resistentes a los medicamentos.

Organizado del 18 al 24 de noviembre, para el lema de este año se eligió: "Corre la voz, frena la resistencia a los antimicrobianos". Además, el color de la campaña será el azul, y para el último día se convocará a iluminar de azul claro los edificios del ámbito de la salud de todo el mundo, para demostrar su compromiso de ser administradores responsables de los agentes antimicrobianos.

red-3446245_960_720.jpg

La resistencia es un mecanismo que usan los gérmenes (que pueden estar en la tierra, el agua o el ser humano) para sobrevivir a un ambiente que les resulta adverso u hostil. ¿Cómo se gatilla? Hay varias formas, y el uso de antibióticos es uno de los más importantes. Con una sola dosis mal dada, el germen ya empieza a desarrollar resistencia para defenderse. Una vez que la adquiere, recuperar la sensibilidad a ese antibiótico puede demorar años, o incluso no ocurrir nunca.

Francisco Nacinovich es Doctor Especialista en Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas, y Director de INVERA, asociación civil que trabaja en la búsqueda de estrategias para enfrentar a la resistencia a los antimicrobianos. Consultado por Ahora, señaló que el problema está incrementándose en todo el mundo de una manera alarmante.

"No solo los organismos de la Salud están preocupados por el tema sino también otros espacios alejados del ámbito, como el Foro Mundial o el G20, que lo incluyó en la reunión de Alemania en 2018 y de Argentina en 2019", dice Nacinovich. La situación ha sido planteada como un problema mundial. Se estima que para 2030 puede morir más gente a causa de infecciones provocadas por gérmenes resistentes, que por cáncer o accidentes automovilísticos. "Hay que tratar de mitigar lo mas posible usando de manera responsable los antibióticos", afirma el doctor.

En Argentina ya hay serios contratiempos. Debido a la pandemia, se ha incrementado esa resistencia geométricamente. La prevalencia que existe actualmente, se esperaba tener dentro de 9 años. No hay suficientes herramientas terapéuticas para pacientes gravemente enfermos, ya que no hay antibióticos para darle, por lo que aumenta sus chances de morir. Nacinovich explica que la resistencia además hace que muchos procedimientos que requieren antimicrobianos para realizarse, desde una simple cirugía como apendicitis hasta una compleja como las cardíacas, no puedan hacerse. Eso genera un enorme costo a la salud pública.

calf-362170_960_720.jpg

Pero los seres humanos no son el único motivo de preocupación. Los animales también son un foco de atención. Más de la mitad de los antibióticos del mundo se usan en la salud de animales de consumo humano (ganado ovino, bovino y aviar), y el 80% se utiliza como promotores del crecimiento.

"Hay un serio problema porque consumimos estos animales que tienen esos antibióticos y así aumenta el riesgo de que nosotros también desarrollemos resistencia a la droga que han recibido", detalla el profesional de la salud, que cita una investigación realizada en Europa al respecto. Allí se comprobó que las mascotas pueden estar colonizadas en su tubo digestivo con gérmenes resistentes que, con un promedio de dos años después, terminan transmitiéndoselo a las personas.

La concientización sobre los antimicrobianos es crucial para que la población mundial comprenda la importancia de su uso correcto. Por eso, la significación de esta Semana es aun mayor. Las instituciones encargadas de promocionarla están invitando a vestirse de azul durante los eventos, a ajustar perfiles de redes sociales con los recursos digitales de la campaña y a través de hashtag para compartir imágenes o videos: #ResistenciaAntimicrobianos #Manéjalosconcuidado #UnaSalud#Antimicrobianos

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate