Alfredo Caseroprotagonizó nuevamente un escándalo en un bar de Palermo cuando discutió a los gritos con el dueño del establecimiento por diferencias políticas.

Embed

Me chupa un huevo. Tengo 20 años menos que vos. Igual, me la banco”, se escucha decir al humorista al dueño del local que le había hecho un comentario al respecto. “Me estás echando de tu negocio porque tenés seguridad. ¿Qué querés que te diga? Lo lamento por tu mozo, que es una buena persona”, continuó Casero.

Molesto, el dueño del bar le sugirió al actor que fuera a “tocar el tambor a favor de (Mauricio) Macri”. Dicha frase generó el repudio de varios de los clientes que estaban sentados en otras mesas.

“Mirá que somos varios acá que tocamos a favor de Macri”, se escucha. “Somos varios”, agrega otro cliente.

Al ver que los comensales lo apoyaban, Alfredo Casero, visiblemente molesto, cuestionó: “¿Querés quedarte sin clientes acá?”.

Mientras tanto, otros clientes aseguraban que el dueño del local era un "maleducado".

Entonces, Casero aseguró: “No soy ningún macho. Soy tu cliente, boludo. Son tus clientes. Lamentablemente no tenés clientes peronistas”. Al escucharlo, los presentes lo ovacionaron y el actor continuó: “Me parece una barbaridad. Tené la seguridad que tengo medio millón de personas en Twitter y la cagada va a ser para vos y para tu negocio. Porque hiciste muy mal negocio al tratarme así. Cometés un error. Yo tengo 60 años, 20 años menos que vos, así que a mí no me digas que sos viejo. Y es tu responsabilidad, tu generación de mierda, que nosotros estemos así”.

Después de intercambiar las palabras y casi llegando a la puerta –siempre amenazando con retirarse pero siguiendo la pelea–, el humorista se molestó y agregó: “¿Me estás amenazando que me vas a matar? Este es mi abogado –dijo señalando a su acompañante–. Me estás amenazando que me vas a matar. Aunque tengas 80 años te la vas a bancar, pelotudo”.

“Por chorro”, agregó el dueño del local. Sin embargo, el actor se desligó de la acusación y aclaró: “Yo no soy un chorro. Yo te garpé lo que vos quisiste”.

Finalizada la discusión, Alfredo Casero busca a los clientes que lo habían apoyado y les habla con complicidad, entre risas, y se retira del local junto a su acompañante.

Comentá y expresate