En Ecuador, las autoridades ambientales se mantienen alerta. Es que el volcán Wolf, en las Islas Galápagos, despertó actividad eruptiva hace unos días y todavía continúa con actividad elevada, según señalan los expertos.

Precisamente en la isla Isabela del archipiélago es donde se ubica el volcán, que según explica el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional (IGEPN) en un informe, tiene una actividad superficial e interna "alta".

Aun así, yace cierta tranquilidad ya que también han detectado que en las últimas horas hubo una disminución en la cantidad de gas emitido, así como también en la cantidad de alertas termales. "Se estima que los flujos de lava se encuentran muy próximos o ingresando al mar", sostienen desde el IGEPN.

Por su parte, el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, afirman que los flujos de lava se ubican "a menos de 5 kilómetros de la costa, hacia el lado este de la isla".

"El magma ha recorrido unos 15 kilómetros desde el inicio de la actividad, se ha desplazado por antiguos campos de lava de erupciones anteriores y sobre vegetación de la zona árida de Galápagos, donde predominaban bosques de palosanto, chala, romerillo y otras especies de flora nativa y endémica", señala el Ministerio.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate